Imprimir

¡Qué vergüenza!

on . . Visitas: 461


DE todas las noticias terribles que hemos ido conociendo a raíz del terremoto que ha cizallado Haití una de las más desgarradoras no está fechada en aquella isla. En realidad tiene su origen en España y describe la indecente práctica de algunas entidades bancarias que están cobrando comisiones a los ciudadanos que acuden a las sucursales de esos bancos y cajas de ahorro para depositar algún dinero -veinte, cincuenta, cien o doscientos euros- en las cuentas abiertas por las diferentes ONGs que se están volcando en ayuda de los damnificados por el terremoto.

Lo sarcástico del caso es que hace unos meses, algunas de estas entidades no tuvieron empacho en cobijarse bajo el paraguas de otro tipo de "caridad pública", la que supone contar con el aval del Estado -dinero de los contribuyentes- para tapar los pufos y agujeros en los que se habían metido por sus dislates y malas prácticas financieras. Otros bancos que no acudieron a solicitar la ayuda del Gobierno, también están entre los que de manera tan avariciosa como desalmada se aprovechan como sanguijuelas de una tragedia como la sufrida por Haití cobrando un porcentaje sobre los donativos de quienes, pese a la crisis que sufrimos en España, hacen suyo el dolor de los millones de seres humanos que lo han perdido todo.

Recordemos: alrededor de cien mil muertos, cientos de miles de heridos, tres millones de personas sin casa, miles y miles de huérfanos sin futuro. La mayor catástrofe desde la Segunda Guerra Mundial. A quienes presiden o dirigen las cajas y bancos que cobran comisiones de los donativos a favor de Haití se les debería caer la cara de vergüenza. Nunca pensé que tendría que escribir un artículo como éste.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web