Imprimir

Las pymes empiezan a incorporar la Responsabilidad Social a sus cuentas

on . . Visitas: 615

nortecastilla

Las grandes compañías empezaron hace años a aplicar políticas de Responsabilidad Social Corporativa que incluye, entre otros elementos, compromisos depymes transparencia informativa, la utilización de estándares laborales aceptados por los principales convenios internacionales y otras medidas, como la puesta en marcha de planes y proyectos de colaboración, desarrollo, innovación y ayuda a sectores sociales, o bien, el destino de parte de los beneficios a políticas de mejora del medio ambiente, gestión de residuos o valores humanos.

Dentro de esta política destacan en Castilla y León empresas como Grupo Norte con sus planes de contratación a mujeres víctimas de violencia doméstica y Grupo Siro, que reserva una parte de sus puestos de trabajo a las personas con discapacidad o en riesgo de exclusión social. Grupo Norte se planeta ahora ampliar estas iniciativas con la contratación de exreclusos en algunas de sus distintas líneas de actividad económica.

Premios y retorno

Las iniciativas de esos dos grupos radicados en Castilla y León recibieron el año pasado la concesión de la medalla de oro de la Fundación Seres, premio que les fue entregado por los Príncipes de Asturias. Otro ejemplo en Castilla y León es Michelin, multinacional que centra su RS en la Fundación Michelin Desarrollo, una entidad que colabora en la promoción de tejido industrial en las áreas donde la compañía cuenta con factorías. Responsabilidad Social Empresarial reporta beneficios a todos los niveles a las compañías que la adoptan.

La aplicación de la Responsabilidad Social genera «proyectos empresariales sostenibles y al tiempo, ofrece para la empresa retornos mucho más importantes que las cantidades que se destinan a estos fines», señala Juan Arena, expresidente de Bankinter y ahora, promotor de la Fundación Seres. «No es filantropía, es una fórmula económica sostenible», insiste Arena.

Diferentes comunidades autónomas han emprendido en España políticas de carácter específico en este sentido, como es el caso de Extremadura, Murcia o Islas Baleares y Galicia. Pero al tiempo, cada vez es mayor la lista de distribuidores, de proveedores o de consumidores que exigen de las empresas un compromiso social y ya no resulta extraño que las etiquetas informen de que la prenda que se ofrece ha sido fabricada en un país donde no se admiten jornadas laborales de más de ocho horas ni se permite el trabajo de los menores de 18 años.

Demanda creciente

Algunos expertos advierten en este sentido de que cada vez un mayor número de compradores, tanto en países desarrollados como en los emergentes, demanda condiciones de venta más éticas por parte de las compañías, lo que supone para muchas de ellas cuentas claras y productos sin datos ocultos. Por eso, cada vez mayor número de grandes grupos distribuidores añaden en sus etiquetas desde la fórmula para cálculo de la huella de carbono de la producción de ese bien hasta la confirmación, por ejemplo, de que la madera utilizada procede de bosques en los que se aplican tratamientos sostenibles que garantizan el mantenimiento de la masa arbórea.

Código de conducta

Según la Corporación para la Responsabilidad Social y la Sostenibilidad (CS WIRE), «mas del 30% de los consumidores aspira a ser más ético en sus compras, por lo que intentarán adquirir marcas alineadas con sus valores». Si las grandes agrupaciones industriales han incorporado estos códigos éticos a sus estrategias, les corresponde ahora a las pequeñas y medianas empresas, sobre todo a las que pretendan exportar hacia países con mayor desarrollo económico. Un ejemplo importante de esta situación es la noticia sobre el código ético que pretenden adoptar los países nórdicos a partir del año que viene para las importaciones de vino: van a exigir a las bodegas que manden vino a esos países una política veraz en Responsabilidad Social Empresarial.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web