Imprimir

La Responsabilidad Social Empresarial no es sólo para grandes empresas

on . . Visitas: 725

lvan

De hecho esta percepción de que los planes de RSE conllevan costos millonarios en actividades filantrópicas hace que muchas pequeñas, medianas y microempresas, desistan de, al menos, consultar de qué se trata.

Lo primero que hay que saber al respecto es que la RSE no es caridad, es como su nombre lo dice una responsabilidad de la empresa, que debe ir más allá de buscar exenciones tributarias por contratar personas vulneradas o por hacer donaciones.

El presidente del Banco BBVA, Óscar Cabrera Izquierdo explica que las empresas responsables tienen la obligación de contribuir a la sociedad, incluso por el mismo bien de la propia compañía: “Nuestros activos, nuestras inversiones valen más si al país le va mejor”, señala el ejecutivo.

Es cierto que el mismo hecho de que la empresa exista es un aporte para la sociedad, porque genera empleo, se suma a una cadena de valor y paga impuestos que van a parar al desarrollo local y nacional.

Sin embargo, una empresa que se ufane de ser responsable socialmente debe ir más allá: “La primera responsabilidad social de una compañía es cumplir con los estándares de trabajo digno y decente, aparte de un salario, unas condiciones de trabajo adecuadas para sus colaboradores”, señala Clara Marcela Jaramillo, gerente de RSE de la firma Manpower.

Así que una compañía, grande, pequeña o mediana, que emplee millones de pesos en donaciones y explote a sus empleados no es responsable.

En este punto Jaramillo dice que cuando una empresa decide sentarse a definir una política de RSE debe empezar por su objeto social: “por ejemplo, si yo soy una empresa que produce químicos, obviamente la principal actividad de RSE debería estar relacionada con el impacto ambiental, con el fin de minimizar, e incluso de acabar cualquier impacto negativo que tiene la compañía hacia su entorno”

De acuerdo con la “Caja de Herramientas RSE”, de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, Andi, si bien es cierto que la Responsabilidad Social Empresarial es una práctica voluntaria del empresario, sí “debe estar integrada a la estrategia del negocio y en este sentido tener en cuenta los impactos de la organización en las esferas económica, social y ambiental”.

¿Cómo van las Pymes en gestión de RSE?

En Santander más del 90% de las empresas constituidas son micro, es decir que tienen menos de diez trabajadores, y aunque muchas de ellas participan de fundaciones y actividades de caridad muy pocas aplican el concepto de RSE.

El director de la Junta Directiva de la Asociación Colombiana de Mipymes, Acopi, regional Santander, Gustavo Sepúlveda, sostiene que los empresarios en la región saben qué es la RSE, conocen de qué se trata, pero son muy pocos los interesados en involucrar este concepto en su razón de ser.

“El empresario Pyme asume que es para los grandes capitales, las grandes empresas (...) El empresario Pyme no siente que eso sea con él, dada la propia vulnerabilidad que él tiene”, señaló el dirigente gremial.

Incluso, Sepúlveda se atreve a señalar que la mayoría de los empresarios Pymes no creen que ellos deban ser gestores de políticas de RSE, sino beneficiarios de estos programas adelantados por grandes empresas.

No hay un dato certero de cuántas empresas aplican políticas de responsabilidad social empresarial, por un lado porque esto no es un obligación legal y no debe reportarse a ninguna entidad, por otro lado, porque son variadas las certificaciones que hay sobre este aspecto.

Sin embargo, la Corporación Fenalco Solidario, que otorga un certificado de RSE, señaló a través de su Directora, Sandra Sierra, que entre 20% y 30% de las empresas que reciben el certificado son Mipymes, de las cuales la gran mayoría son medianas.

¿Cómo se hace un plan de gestión en RSE?

Es posible que haya empresas que sin saberlo tengan dentro de su estructura y apliquen programas de responsabilidad social empresarial. Por ejemplo, es posible encontrar una microempresa que ayude a sus empleados cuando ellos tienen dificultades para conseguir casa, o darle educación a sus hijos.

Para Sandra Sierra, de Fenalco Solidario, a la hora de implementar una política seria de Responsabilidad Social Empresarial esta Corporación sugiere empezar por un diagnóstico.

Fenalco Solidario para entregar el certificado mide la relación de la empresa con ocho áreas de la sociedad: medio ambiente, Estado, empleados, accionistas, comunidad y sociedad, clientes y consumidores, proveedores y la competencia.

Adicionalmente, la gerente de Responsabilidad Social de la Andi, Maria Clara Escobar Peláez, señala que esta estrategia de RSE debe contemplar un proceso de diálogo con los grupos de interés de la empresa. “Derivado de este diálogo, deben surgir los planes o acciones de mejora en todas las áreas de la empresa. Posteriormente se debe hacer rendición de cuentas a través de un informe de sostenibilidad”, señala.

Este estrategia de RSE debe pasar por tener unos criterios éticos de selección de proveedores, manejar relaciones respetuosas con los clientes y consumidores, buscar el desarrollo de la calidad de vida de los empleados y colaboradores, reducir o mitigar los efectos ambientales de la compañía, no practicar la competencia desleal y mantener a clientes y accionistas bien informados de los balances financieros de la empresa.

“La RSE es medible, calculable, hay algunos indicadores sociales que son complejos de cuantificar, pero el monitoreo de estos temas permite determinar planes de acción para cada una de las categorías o públicos de la empresa”, señala Sandra Sierra.

Además el aplicar o no políticas de Responsabilidad Social Empresarial puede ser la característica que marque la diferencia a la hora de participar en procesos de selección por parte de contratistas estatales y de empresas internacionales.

LA SEGURIDAD HACE PARTE DEL PAQUETE RSE

La directora regional de Basc Oriente, Silvia Sánchez, señala que parte de ser una empresa socialmente responsable es fundamental que trabaje para blindarse contra las actividades ilegales como el contrabando y el tráfico de drogas.

La norma Basc (Alianza de Empresas para un Comercio Seguro, por sus siglas en inglés) obliga a las empresas a monitorear la cadena logística con la que trabaja, transportadores, navieras, puertos, etc. para verificar la legalidad de estas.

En la actualidad en los Santanderes hay 43 empresas certificadas en esta norma.

untitled.jpg

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web