Imprimir

Brigada anticorrupción

on . . Visitas: 617


Gobiernos y empresas refuerzan sus controles sobre los sobornos y las comisiones

Sobornos, comisiones, cohecho... Son las fórmulas más comunes de corrupción que suelen derivar en delitos como el blanqueo de capitales. Los partidos políticos, las administraciones públicas y el poder legislativo son las instituciones percibidas como más corruptas del mundo por los ciudadanos, señala el presidente de Transparencia Internacional España, Jesús Lizcano. No es de extrañar en España a la vista del caso Gürtel o del juicio a que se enfrenta el ex presidente de la comunidad balear Jaume Matas.

Las leyes premian a las compañías con códigos de conducta y controles internos

La organización no gubernamental elabora anualmente un barómetro internacional en el que la empresa no sale indemne, es otra de las protagonistas de estas execrables prácticas universales. En mayor medida, aquellas que trabajan en los sectores de contratos y construcción de obras públicas, desarrollo inmobiliario, petróleo y gas, manufactura pesada y minería. Si no, que se lo digan a la compañía francesa Alstom, que esta semana ha visto cómo tres de los principales ejecutivos de su filial inglesa han sido detenidos, acusados de practicar sobornos, blanqueo de dinero y falsedad contable para ganar contratos de suministro ferroviario.

"El nivel de tolerancia a la corrupción está disminuyendo. Los países están poniendo medidas para evitarla. Si en 2004 se investigaba a una decena de empresas en Estados Unidos, el año pasado esta cifra llegó a 130 compañías, americanas y extranjeras, y para 2010 se ha dotado de mayores recursos al Departamento de Justicia para continuar con la vigilancia. Además, desde 2009 se "premia" a las empresas que prevengan estas prácticas mediante códigos de conducta, formación y mecanismos de control interno. También Alemania ha aprobado una ley anticorrupción que sigue esta línea, y Reino Unido está a punto de hacerlo", explica Rafael Jiménez-Gusi, socio responsable de Corporate Compliance de Baker & McKenzei.

De hecho, a principios de este mes, el contratista militar británico BAE Systems ha pagado cerca de 300 millones de euros de multa al declararse culpable en Estados Unidos del pago de sobornos y falsear documentos para conseguir contratos de armas.

Pero las malas condiciones económicas no ayudan a erradicar la corrupción empresarial, dice Ricardo Noreña, socio responsable de Forensic de Ernst & Young. Más bien al contrario, según la encuesta realizada por la consultora en 2009 entre 2.200 trabajadores de 22 países europeos. El 80% de los encuestados cree que la dirección de su compañía puede "tomar atajos" para lograr objetivos en una situación económica difícil, y casi un 40% justifica los pagos en metálico para penetrar en nuevos mercados o lograr contratos si ello ayuda a la supervivencia de la firma.

"En España, prácticas como el pago de comisiones o la elección del pago con o sin factura, y sobre todo la cultura del amiguismo, son más normales que en otros países de nuestro entorno. Como cualquier otro tipo de fraude o corrupción, van contra la libertad de los mercados y contra el desarrollo económico de los países en vías de desarrollo, que son los más corruptos, si bien son los desarrollados los que más los corrompen", añade Noreña.

La reforma en curso del Código Penal español introduce algunas medidas anticorrupción, más tímidas que en otros países, en opinión de Jiménez-Gusi, pero importantes. "El borrador establece la responsabilidad penal de las personas jurídicas. No sólo se condenará a los empleados, sino también a las propias compañías. El hecho de que las organizaciones sigan programas antifraude será un atenuante. El texto introduce delitos nuevos, como la corrupción de particular a particular, que está absolutamente extendida y, sin estar tipificada, no se puede perseguir", mantiene Ricardo Noreña.

La persecución y la prevención de la corrupción están avanzando en nuestro país como en el resto de los países occidentales, según las fuentes consultadas. No en vano, la mayoría de las empresas cotizadas españolas cuentan con códigos de conducta y mecanismos de control interno para erradicar los sobornos y comisiones. Algunas lo hacen sólo sobre el papel. Pero otras se lo toman en serio, sobre todo las multinacionales y las que tienen intereses en EE UU.

Es el caso de Gamesa. Sus casi 7.000 empleados han recibido al entrar en la compañía el código de conducta, que recoge 22 normas, dos de ellas específicas dirigidas contra la corrupción, el soborno y los conflictos de interés. La Unidad de Cumplimiento Normativo reporta semestralmente a la Comisión de Auditoría, que depende directamente del Consejo de Administración de

Gamesa, de sus labores de vigilancia sobre el cumplimiento del código y las incidencias que se hayan podido producir. Según informan los responsables de esta unidad, en 2009 hubo unas 40 incidencias, es decir, situaciones que llevaron a algún tipo de investigación interna, de las cuales tres o cuatro tuvieron que ver con corrupción y soborno, si bien ninguna de ellas demostró que hubiese violación del código. "Hay proveedores y alcaldes que pueden plantear el cobro de comisiones, pero en Gamesa tenemos un nivel de tolerancia cero respecto a estas situaciones y buenos controles internos. El año pasado realizamos acciones formativas para más de 2.000 empleados. No podemos tener un control total, como nadie puede tenerlo, pero lo que sí hacemos es esforzarnos por crear una cultura anticorrupción", añaden. -

Casos frecuentes y despidos

- La filial de una suministradora de equipos americana crea una UTE con dos empresas españolas para concurrir a un concurso para construir una depuradora. La contabilidad de la filial incluye una partida de un millón de euros para imprevistos. La matriz le pide explicaciones sobre ella y es informada de que se debe a los pagos previstos para obtener el concurso en nombre de la UTE por una de las dos firmas españolas. Ante la posibilidad de cometer un delito de cohecho en España, la responsabilidad de la empresa en EE UU por un delito de soborno a un funcionario extranjero y otro de administración desleal, despide al empleado español responsable del concurso; se investigan los concursos vivos de la filial y se retira de la UTE.

- El director de compras de una empresa española de automoción solicita una comisión a sus proveedores para firmar un contrato de suministro. Uno de ellos se niega a pagarla y no es contratado. Con las pruebas de tal petición, pone en conocimiento de la dirección de la empresa española el posible delito de administración desleal y la violación grave del director de compras de sus obligaciones. La compañía le despide, revisa los contratos dados por él y rescinde los que demuestran pagos.

- El responsable de una división de una farmacéutica contrata los viajes de los médicos invitados a asistir a un congreso a una agencia de viajes, la cual acredita en su cuenta personal un porcentaje de su coste. Un denunciante anónimo fuerza a la farmacéutica a revisar la correspondencia electrónica del directivo y halla indicios del incumplimiento de sus responsabilidades y de administración desleal, que la agencia de viajes confirma. Es despedido y la farmacéutica le reclama una cantidad. -

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web