Imprimir

Más de 4.000 personas dejan Castellón en el primer trimestre en busca de empleo

on . . Visitas: 698


Los números no engañan. Castellón ha pasado de ser una provincia receptora de inmigrantes (tanto procedente del extranjero como de otras provincias) a convertirse en un territorio que exporta mano de obra. Las Estimaciones de Población Actual, la aproximación estadística a la población residente en España que elabora periódicamente el Instituto Nacional de Estadística (INE), revela que en el primer trimestre del año 2010 más de 4.000 personas han dejado la provincia fundamentalmente en busca de un empleo.

Los datos del INE sobre los flujos de emigración exterior reflejan que 1.344 personas emigraron desde Castellón hacia el extranjero. Pero donde el flujo de salida es mayor es en los flujos migratorios interprovinciales. En este apartado, el número de personas con residencia en Castellón que entre enero y marzo se trasladaron a otros territorios del país se elevó hasta las 2.979, casi el triple que hacia el extranjero.

Castellón es una de las 28 provincias española que tiene un saldo migratorio interprovincial negativo, es decir, que se fueron más personas a otros territorios (2.979) que las que llegaron procedentes de otros puntos del Estado (2.607).

En cuanto al saldo migratorio exterior, durante los tres primeros meses del año apenas llegaron desde el extranjero 83 personas más de las que se fueron. Según el INE, inmigraron 1.427 personas desde el extranjero frente a las 1.344 que emigraron.

Las estadísticas del INE constatan lo que los sindicatos, ONG y asociaciones de inmigrantes ya comenzaron a notar durante el año pasado. La secretaria provincial de CC.OO. en Castellón, Encarna Barragán, no duda en afirmar que la crisis económica juega un papel fundamental en estos flujos migratorios.

«Castellón ha pasado en apenas dos años de ser una provincia con pleno empleo a ser la que la que más puestos de trabajo ha destruido. Y esto se traduce en que la inmigración ligada al mercado laboral presente esta movilidad, fundamentalmente hacia otras provincias», apuntó ayer Barragán. Los últimos datos de desempleo, publicados el pasado mes de marzo, reflejan que la provincia acumula ya 61.428 parados.

La dirigente sindical subrayó que la crisis económica no se ha traducido, sin embargo, «en que la gente retorne a su país». Barragán vaticinó que «mientras que no se dinamice la contratación o ésta siga siendo escasa, tanto los extranjeros como la población autóctona se irá fuera de Castellón a buscar empleo».

Sectores ligados a la estacionalidad como la agricultura o los servicios son los que, a juicio de la secretaria general de CC.OO., demandan un mayor flujo de mano de obra entre provincias, aunque desveló que las asociaciones sindicales «ya hemos comenzado a detectar traslados en los sectores industrial y de la construcción. La condición que se ha de dar es que el puesto de empleo fuera de la provincia tenga viabilidad económica y que compense el traslado».

Un estudio del Instituto Interuniversitario de Desarrollo Local de la Universitat Jaume I desvela que el 75% de los rumanos residentes en la provincia, la principal colonia extranjera en Castellón, manifiesta tener interés por regresar a vivir a su país de origen. Sin embargo, apenas un 9% de ellos confía en hacerlo en un periodo inferior a seis meses mientras que 11% de los que manifiesta su voluntad de retornar a Rumanía asegura que lo hará cuando se jubilen.

Según la investigación universitaria, la precariedad laboral, la escasa confianza en los propios miembros de la comunidad o, más recientemente, la crisis económica «pordría explicar el elevado porcentaje de expectativas positivas de retorno a su país».

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web