Imprimir

"En la escuela recibo más de lo que doy"

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 386

farodevigo

Su casa en O Hío es un trozo de La India frente a la ría de Aldán. Entre telas, alfombras y18-04-2012e1 olores del país de Gandhi, Neneta Herrero tiene fotografías de sus "shanga", de sus amigos, de aquí y de allá, como el sabio hindú Baba, un renunciante que vive en los caminos y que fue quien le dijo que construyera una escuela. Gracias a la colaboración de todos ellos, se constituyó la ONG Shanga con la que abrió, en 2004, una escuela para niños en La India, en la aldea de Pubai, donde esta mujer de 62 años, ya jubilada como trabajadora de banca, pasa seis meses al año. Hace solo unas semanas que ha regresado de Pubai y en Cangas pasará varios meses para estar también con las personas de su familia que la necesitan, su hermana, su cuñado, sus dos hijos y tres nietos, y para seguir trabajando desde aquí en el proyecto de ampliación de la escuela a la que Neneta puso el nombre de María Soliña. Este personaje popular de Cangas, que sufrió la condenda por brujería, es más para ella, mujer y soledad, aspectos que la identifican. El viernes, el Instituto María Soliño de la localidad celebra precisamente,dentro de los actos con motivo de la exposición de los alumnos del Bachillerato de Bellas Artes, un concierto benéfico, a las 20 horas, en apoyo a este centro.

La escuela María Soliña en la India cuenta ya con 340 alumnos de los cuales 152 están en régimen de internado por las condiciones económicas en sus casas o la dificultad del terreno para regresar, a ellas ya que se encuentran en una zona de arrozales en donde el agua lo anega todo. Duermen en el suelo de las propias aulas. Las 60 niñas lo hacen en las dos aulas de infantil en colchonetas y los niños en otras aulas en las que hay que retirar los pupitres para hacer espacio. Cada uno tiene su pequeño baúl de metal en donde guarda la ropa.

Neneta lucha contra las trabas del Gobierno local que le exige la ampliación del centro para impartir la secundaria, lo que denominan "high scholl". Pero el tesón de esta mujer y su larga lista de amigos ha hecho posible que ya prácticamente se hayan cerrado las gestiones para la compra de dos acres de terreno. Ha sido posible gracias también a la colaboración del guitarrista irlandés, afincado en el municipio pontevedrés de Nigrán, que visitó en noviembre la escuela. Rusell financia en la localidad de Guyarat un centro para niños deficientes, y además de colaborar económicamente con la escuela María Soliña quiere abrir un taller de música en el centro. Neneta destina todos los ingresos de la ONG (tiene una cuenta en la entidad Novagalicia 20805022143000378036) a esta escuela, con unos gastos de 4.000 euros al mes entre las nóminas de los 30 profesores y personal no docente, las 600 comidas diarias, incluyendo las dos diarias de los niños que duermen en el centro, el gasoil o la leña. Desde el año pasado, la escuela ya cuenta con luz eléctrica. Antes se alumbraban con lámparas de queroseno.

Neneta Herrero asegura que este centro le aporta más de lo que ella da y no cambia por nada del mundo esa imagen de cientos niños corriendo riendo de alegría cuando ven llegar a alguien al centro.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web