Imprimir

Sin dinero no hay escuelas

on . . Visitas: 583

sindineroLa futura educación de niñas y niños de Swazilandia está en un limbo: las escuelas públicas del país no reabrieron sus puertas al inicio del año lectivo porque el gobierno no puede pagar su mantenimiento.

Las autoridades nacionales todavía tienen que pagar 13,5 millones de dólares de cuotas escolares que deben al Programa de Educación Primaria Gratuita –que cubre la educación desde el primer al tercer grado—y toda la escolaridad de los niños huérfanos y de contextos críticos.

Los directores de esos centros de estudios utilizan este dinero para pagarle al personal de apoyo y para cubrir otros gastos de funcionamiento de sus escuelas, que incluyen las facturas de agua, electricidad y teléfono. También lo emplean para comprar materiales didácticos.

Pero los directores de escuelas en este pequeño país de África austral decidieron mantener cerradas sus instituciones hasta que se pague el dinero que se debe.

Unos 300.000 alumnos de escuelas públicas resultaron afectados por este enfrentamiento entre el Ministerio de Educación y Capacitación y la Asociación de Directores de Swazilandia (Swapa, por sus siglas en inglés).

El 15 de este mes, la Asociación Nacional de Maestros de Swazilandia se unió a Swapa y salió a las calles en reclamo del pago de las deudas.

"Estamos desesperados y frustrados", dijo el director escolar Roger Mpapane.

"El gobierno siempre se atrasa con los pagos y la mayor parte del tiempo no paga todo el dinero", se quejó otro director.

A algunas escuelas les cortaron los servicios de agua y electricidad. Sin ellos, los baños se vuelven un peligro para la salud, dijo Mpapane.

El director de la escuela secundaria Enyakeni señaló: "No tuve más opción que cerrar la escuela, porque no hay dinero para mantenerla funcionando".

Algunos directores se quejaron de que sus secretarios, cocineros y otro personal de apoyo los están demandando judicialmente por salarios impagos.

Los problemas de flujo de efectivo empezaron en 2010 en el país, cuando éste recibió 60 por ciento menos de lo que obtenía de la Unión Aduanera de África Austral. Antes ésta aportaba más de la mitad del presupuesto nacional de Swazilandia, pero esos fondos cayeron tras la crisis económica mundial.

El gobierno recibió un préstamo de Sudáfrica por 342 millones de dólares, pero no cobró la primera cuota, de 114,2 millones. El préstamo depende de que se complete un acuerdo entre ambos países.

Sudáfrica parece ser la única esperanza de rescate financiero para Swazilandia. El jefe de la delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) para este país, Joannes Mongardini, anunció a principios de este mes que el gobierno no había cumplido la meta fijada por esa entidad multilateral de recortar los salarios públicos, lo que habría hecho ahorrar 34,2 millones de dólares anuales a Swazilandia.

"En este contexto, la misión observó que se redujo la actividad económica y la inflación está en alza", dijo Mongardini.

Mientras, a los estudiantes les preocupa la inminencia de sus exámenes.

"Nuestro subdirector nos dijo que volviéramos a casa pero no mencionó cuándo debíamos regresar a la escuela", dijo Thembile Nkomo, de 13 años.

A esta estudiante que cursa el séptimo grado en la Escuela Primaria Central de Manzini le preocupa que su clase no complete el programa previsto para este año antes de sus exámenes externos de noviembre.

El presidente de Swapa, Charles Bennett, dijo que aunque se espera que alumnos de los grados 10 a 12 inicien sus exámenes externos a comienzos de octubre, no hay nada que los directores puedan hacer para garantizar que todo seguirá adelante tal como estaba previsto.

Esto se debe a que no hay dinero para comprar los materiales adicionales necesarios para esas pruebas, señaló.

Alrededor de 80 por ciento del alumnado de algunas escuelas está compuesto por huérfanos y niños de contextos carenciados, agregó Bennett.

Aunque el gobierno garantizó que se pagarán las cuentas, Pat Muir, del Ministerio de Educación y Capacitación, dijo que no es aceptable cerrar escuelas hasta que se concreten esos pagos.

"Las escuelas pertenecen al gobierno y a los padres. Los directores no tienen derecho a clausurarlas bajo ninguna circunstancia", expresó Muir.

El Ministerio pidió a los directores que muestren las declaraciones bancarias de sus establecimientos como prueba de que se quedaron sin dinero, dijo, agregando que hasta ahora ninguno no lo hizo.

Muir prometió que el pago se haría el 15 de este mes, lo que tampoco ocurrió. Mientras, el Ministerio emitió un comunicado aconsejando a los directores y a los padres de los estudiantes que debatan sobre cómo pueden hacer funcionar las escuelas sin fondos. (ips)

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web