Imprimir

Buses contra acoso sexual en Guatemala

on . . Visitas: 1174

buses"Todas vamos más seguras; está buenísimo porque hay hombres que tocan a las mujeres en el transporte", dijo a IPS Jaqueline Escobar, una ejecutiva de ventas, a bordo de un autobús colectivo exclusivo para mujeres, un servicio contra el acoso sexual que está de estreno en la capital de Guatemala.

El servicio de transporte público de Ciudad de Guatemala, denominado Transurbano, inauguró el martes 14 la experiencia piloto con decenas de buses identificados con el cartel de "Transporte exclusivo para mujeres" y listones rosados, que circulan desde el norte y el sur hacia el centro de la ciudad.

El nuevo sistema, habilitado inicialmente de 6:00 a 7:30 y de 17:30 a 19:00, también admite niños menores de 12 años, quienes junto con los pilotos son los únicos varones que pueden abordar las unidades.

En su primera semana de funcionamiento, la nueva opción de transporte ha cautivado a muchas guatemaltecas. "Está muy bonita la iniciativa; deberían ponerla en marcha no solo en las horas pico sino todo el día para la seguridad de todas", agregó Escobar.

"Sí, obviamente será menos riesgoso para nosotras", dijo a IPS Alejandra Zabala, una asistente administrativa que utiliza el Transurbano para ir al trabajo en el sur de la ciudad.

El acoso sexual se ha convertido en parte del diario vivir de las guatemaltecas que utilizan el transporte colectivo en el país.

Más de un tercio de las 1.500 denuncias que recibe al año la no gubernamental Asociación de Usuarios del Transporte Urbano y Extraurbano referente a abusos cometidos contra pasajeros se relaciona con el acoso contra las mujeres.

"Las tocan, las maltratan y se les pegan por detrás. Incluso, ha habido casos de violaciones sexuales. Esa es nuestra preocupación porque ahí viajan nuestras hermanas, hijas, mamás", dijo a IPS Edgar Guerra, presidente de la asociación, promotora de la iniciativa.

El servicio fue abanderado por la diputada opositora y derechista Zury Ríos, quien solicitó a los propietarios de los autobuses urbanos espacios exclusivos para las mujeres para evitar las agresiones contra ellas.

"Ha sido un éxito, estoy muy contenta de que las mujeres se sientan más seguras y de que con esta decisión se empiecen a respetar sus derechos humanos", dijo la congresista, hija del general golpista y dictador Efraín Ríos Montt (1982-1983).

Ríos, conocida por sus causas a favor de las mujeres, explicó que el modelo en que se basa el sistema en Ciudad de Guamtela es el de Ciudad de México y que la idea es implantar también un servicio de taxis para mujeres, atendidas por conductoras, como ya funciona en la capital del vecino país.

El acoso sexual es nada más un eslabón de la cadena de crímenes cometidos en el transporte público guatemalteco.

Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), Guatemala es uno de los países más inseguros del mundo, una situación que se refleja en los ataques cometidos a diario contra conductores y usuarios del transporte urbano y extraurbano, quienes son asesinados frecuentemente por no pagar extorsiones o mientras son asaltados.

Entre 2006 y mayo de 2011, un total de 1.201 personas perdieron la vida en crímenes cometidos en el transporte urbano y extraurbano, entre choferes, ayudantes, pasajeros, agentes de seguridad y delincuentes, según la Procuraduría de Derechos Humanos.

Por esa razón, el gobierno y empresarios se unieron para poner a operar en julio de 2010 el Transurbano, un sistema que pretende mejorar la seguridad con la renovación de la flota, la utilización de tarjetas electrónicas para abordar, la instalación de cámaras y el uso de agentes de seguridad.

Hasta ahora, solo han sido sustituidas 350 del total de 3.150 unidades de transporte de Ciudad de Guatemala y el "cinturón rosado" se ha incluido solo entre los nuevos modelos. "Aquí me siento más segura", confesó a IPS Verónica Ortega, mientras sostenía en brazos a su hijo de dos años, durante el regreso a casa en uno de los buses exclusivos para mujeres.

Pero no todo es color de rosa en esta iniciativa. "El problema es que fuera del bus el acoso va a continuar", dijo a IPS Ana María Cofiño del colectivo feminista La Cuerda, quien calificó la medida como un "paliativo".

"Lo que es impresionante es cómo se toman esas acciones pero no se asume la violencia en otros espacios como en el trabajo, las calles y que las mujeres puedan ser violadas por cualquier vecino", lamentó.

Según Cofiño, el Estado tiene la obligación de garantizar que las mujeres tengan el mismo acceso a oportunidades que los hombres, de emprender campañas de respeto a las mujeres. "Si lo hiciera diríamos que hay una intención de cambio más seria", matizó.

En la capital guatemalteca, de 3,5 millones de habitantes con poco más de la mitad mujeres, el transporte colectivo urbano tiene alrededor de 1,2 millones de usuarios.

Ana Silvia Monzón, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, dijo a IPS que la iniciativa tiene sentido mientras subsista el acoso contra las mujeres en el transporte.

"Ojalá sea temporal y en esa período los hombres mejoren su comportamiento, para lo cual hay que tomar otras medidas", señaló.

La experta recordó la importancia del Plan Nacional para la Prevención de la violencia intrafamiliar y contra las mujeres 2004-2014 que contempla acciones en distintos niveles como educación, salud y justicia.

Como fruto de este plan el unicameral Congreso legislativo aprobó en 2008 la Ley contra el Femicidio en Guatemala, en un país de 14 millones de personas donde entre 2000 y 2010 fueron asesinadas por violencia de género 5.200 mujeres, según cifras policiales.

Evelyn Morales, de la agrupación feminista Tierra Viva, dijo a IPS que hace falta mucho para revertir el acoso y la violencia contra la mujer. Pero los buses exclusivos "son positivos porque la mayor parte de mujeres vive manoseos, acoso y violaciones sexuales en el transporte urbano y extraurbano", señaló.

Aunque no todos están contentos con la nueva opción de transporte. "No hay suficientes buses y ahora pasarán buses vacíos solo con mujeres", se quejó Víctor Guzmán, empleado de una fábrica de tubos.

Los autobuses exclusivos para mujeres fueron la gran noticia de la semana inaugural del servicio, pero su futuro aún es incierto. Sergio Vásquez, portavoz del Transurbano, dijo a IPS que se trata de un plan piloto cuyo servicio será evaluado.

Tras esa evaluación, el servicio podría ampliarse o ser sustituido por espacios segregados para mujeres y varones dentro de las unidades, según explico. El tiempo dirá, pero mientras las mujeres disfrutan la iniciativa. (ips)

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web