Imprimir

Treinta voluntarios viajan a Filipinas tras recibir formación específica

on . . Visitas: 709


El grupo de voluntarios, organizado a través de la ONG valenciana Marami Pro Asia, que incluye a ciudadanos de otras comunidades autónomas, así como de nacionalidad filipina, tiene el doble objetivo de asistir a la población en aspectos acuciantes, a la vez que acercar esta realidad a Europa a través de las experiencias personales de los participantes.

Veinte de los voluntarios que conforman el grupo que partió hacia Filipinas, los que no cuentan con experiencia previa en el proyecto, han recibido formación específica para la realización del voluntariado, financiada por la Conselleria de Solidaridad y Ciudadanía a través de la Convocatoria de Ayudas Económicas de Fundar.

La formación ha incluido información sobre el país y el contexto cultural que van a encontrar a su llegada. La antigua colonia española es hoy una nación insular, constituida como república, integrada por un archipiélago de 7.107 islas agrupadas en 73 provincias y doce regiones. Su población, de alrededor de 80 millones de personas, está integrada por distintas migraciones provenientes, mayoritariamente, de Malasia e Indonesia, influida por la colonización, primero española y posteriormente estadounidense.

También se les ha explicado la situación actual de los puntos en los que van a llevar a cabo su acción voluntaria. En Pontevedra, por ejemplo, la principal ocupación de la población es la agricultura, seguida de la conducción de autobuses públicos «Jeepnis» o triciclos. Las comunicaciones son deficientes y los medios sanitarios muy escasos: un centro de salud municipal con cinco camas, para atender a 46.611 personas, que cuenta con un médico, dos enfermeras y 16 comadronas, que, además, tienen que atender veinte puestos sanitarios a pie de barrio.

La ONG Marami Pro Asia es una organización valenciana que actúa en Filipinas, donde, en colaboración con organizaciones locales, desarrolla proyectos dirigidos a la población infantil y juvenil, aunque, por extensión, también a sus familias, en las zonas de Pontevedra, Negros Occidental, Bicol, Camarines del Sur y el Barrio de Paco, en Manila.

Mientras una parte de los voluntarios apoyará a los equipos médicos de las zonas a las que viajan, necesitados de refuerzos, otro grupo, más reducido, impartirá clases de español, para mejorar la capacitación de los jóvenes y abrirles nuevas puertas en el futuro.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web