Imprimir

«La enseñanza primaria universal tiene que alcanzarse para el 2015»

on . . Visitas: 542

10-07-2010_ima3


El segundo Objetivo de Desarrollo del Milenio -propuesto por la ONU- establece que en el año 2015 los niños y niñas de cualquier parte del mundo sean capaces de completar un ciclo completo de enseñanza primaria. La ponencia 'El derecho a la educación: necesidad para la dignidad y el desarrollo. Su defensa en el tercer mundo', corrió a cargo de Jesús María Martín, coordinador de la asociación Entreculturas, quien expuso ante los presentes en el curso ofrecido en Laredo «la necesidad de que se logre este objetivo».

La realidad es que 114 millones de niños en edad escolar no acuden a la escuela, de los que 63 millones son niñas. Entreculturas apoya proyectos que promueven la educación en las poblaciones más desfavorecidas de América Latina, África y Asia. Su objetivo prioritario es llevar la educación al mayor número de personas, pero también que su calidad sea cada vez más alta y se dirija a la transformación social.

El ponente explicó que la ONG que coordina «está presente en todo el mundo y trabaja con otras dos asociaciones». Una de ellas, Fe y Alegría', se ubica en Venezuela y trabaja con la gente de los barrios pobres. Martín explicó que «cualquiera que haya estado en América Latina sabe que sus ciudades se reducen prácticamente a los centros. El resto suelen ser barriadas populares donde se hacina la gente y no hay asfalto».

La otra asociación con la que trabajan es el Servicio de Jesuitas para Refugiados. El ponente informó de que acuden «allí donde hay un conflicto armado, ayudando a través de la educación y la organización».

Comercio Justo

Todas las ONG buscan cumplir en los plazos previstos los Objetivos del Milenio. Desde Gira por el Desarrollo se centran en el Comercio Justo, «que pretende eliminar intermediarios entre consumidores y productores», explicó María Díaz Angulo, otra de las ponentes en el curso sobre 'Interculturalidad y Derechos Humanos'. Una de las premisas del Comercio Justo es, a diferencia de lo que sucede con el comercio convencional, «la valoración de los aspectos medioambientales por encima de los económicos».

Como educadora social en Gira por el Desarrollo confirmó que el Gobierno de Cantabria lleva varios años apoyando la cooperación y el desarrollo. De hecho, «recientemente aprobaron un proyecto de sensibilización en colegios, centros de mayores y cárceles». Porque «las funciones de transformación social y denuncia son una parte fundamental de la labor de las asociaciones». Pero no todas las medidas adoptadas por los gobiernos occidentales son plausibles: «Pensamos que hay que modificar el sistema de valores para promover la transformación en los propios países occidentales. Si la balanza está desequilibrada, también es porque aquí se consume mucho más de lo que nos toca, y los gobiernos occidentales no hacen más que promoverlo», comentó Díaz Angulo.

Desde la empresa privada también se busca la cooperación y, actualmente, el Comercio Justo posee un sello denominado FLO (Fairtrade Labelling Organitation) que garantiza que se ha pagado un sobreprecio a los productores. Sin embargo, muchas grandes empresas «utilizan ese sello, esencialmente, para lavar su imagen».

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web