Imprimir

La ayuda a la Dependencia trata de sobrevivir entre recortes e impagos

on . . Visitas: 599

elmundo

05-01-2012jeEl pasado 30 de noviembre, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció las "primeras medidas de ajuste" (recortes) del Ejecutivo. Dado que se habían encontrado con un déficit presupuestario del 8%, y no del 6% esperado, Sáenz de Santamaría explicó que se habían visto "obligados a tomar decisiones extraordinarias y no previstas". Entre ellas la congelación del salario de los funcionarios y la ampliación de su jornada laboral; la rebaja en un 20% de las subvenciones a partidos, sindicatos y patronal o la eliminación de la renta de emancipación.

Además se anunció que se aplazará un año la incorporación de nuevas categorías de personas dependientes para poder recibir ayudas estatales. La Ley de Dependencia establece tres grados de dependencia. El más grave, el Grado III, se refiere a personas que han perdido totalmente su autonomía y requieren atención constante de un cuidador para realizar actividades básicas. Dentro del Grado II, denominado de dependencia severa, están aquellos que, si bien no requieren la presencia permanente de una persona que los atienda, si requieren ayuda al menos dos o tres veces al día.

La mayor parte de las ayudas consisten en en cuidado de un trabajador de los Servicios Sociales de las CC.AA.

Finalmente, en el Grado I, se engloba a todos aquellos que, si bien se encuentran en una situación permanente que les impide realizar actividades básicas del día a día, necesitan una vez al día a una persona que los ayuda en estas tareas básicas. Todos los que, en conformidad con la ley, se hallen en esta categoría, deberán esperar al año 2013 para comenzar a recibir ayudas, en lugar de hacerlo en 2.012, como estaba contemplado.

Estas ayudas consisten, en la mayor parte de los casos, en recibir la atención de un trabajador de los Servicios Sociales de las Comunidades Autónomas. También se podrá obtener una subvención destinada a contratar a una persona que se encargue de los cuidados que necesiten y, con carácter excepcional, se podrá recibir una prestación económica para que la persona dependiente sea atendida por alguno de sus familiares.

El problema real

Sin embargo para Enrique Rivas, portavoz de la Plataforma de Dependencia de Castilla La-Mancha, este no es el verdadero problema. "Lo que han anunciado ha sido la paralización de la entrada a personas con dependencia moderada pero, en teoría, siguen recibiendo ayuda los dependientes graves y severos". De los 6.000 millones de euros destinados a este sector, esta medida contribuirá a ahorrar alrededor de 100 millones. "No es una cantidad relevante, por lo que se puede intuir que es una manera sutil de comenzar a tirar abajo esta ley".

"se puede intuir que es una manera sutil de comenzar a tirar abajo esta ley"

Además de lo perjudicial que sería que se comenzara a dar marcha atrás en los derechos obtenidos mediante la Ley de Dependencia de 2.007 (lo que podría ser tangible a medio o largo plazo) el problema más grave tiene que ver con los impagos de la mayoría de las Comunidades Autónomas. Tanto en lo relativo a las subvenciones como en lo relacionado con los sueldos de sus propios trabajadores, han sido frecuentes en los últimos meses las manifestaciones o huelgas para reclamar las deudas pendientes. La Comunidad Valenciana, Madrid, Castilla La-Mancha o Andalucía, han sido testigos de las protestas de aquellos cuyo cuidado sí garantiza la ley, pero no ponen en práctica los diferentes gobiernos.

Por un lado, en Castilla La-Mancha, Rivas cuenta que "la semana pasada por fin conseguimos estar al día, pero llevábamos teniendo problemas desde junio. Argumentaban que no habían recibido la subvención del Estado y por tanto, no podían hacerse cargo. Pero la ley está transferida, la obligación del pago de la partida mínima es, por tanto, de las CC. AA. les llegue el dinero desde el Gobierno central o no". Durante los meses de verano, se manifestaron pacíficamente al menos dos veces para reclamar el pago de su deuda, algo que "según el CERMI de esta Comunidad, es un acto radical. Más que apoyarnos parece que trata de boicotearnos", opina Rivas.

Los trabajadores

En Madrid, las trabajadoras del sector de Ayuda a Domicilio, se declararon en huelga a mediados de año. Denunciaron sus "ridículas condiciones salariales", y pusieron en evidencia la actitud de la patronal, Asemad, que, según dijeron pretendía "hacer aún más precario" el sector al querer cambiar el sistema de turnos por otro sistema que pudiera obligar a las trabajadoras a estar disponibles entre las 7 de la mañana y las 10 de la noche.

Finalmente hoy, en Jerez, las trabajadoras de esta mismo sector también se han declarado en huelga -"aunque con servicios mínimos", explica Rafael Lobo, de la Plataforma de Jerez y Cádiz-. "Reclamamos el cobro de los salarios porque llevan ya 3 años con retrasos e impagos. Actualmente les deben, entre otras cosas, los meses de noviembre, diciembre y la paga extra de Navidad. Y a pesar de los conflictos que tienen desde hace tiempo, esta va a ser la primera vez en tres años que se pongan en huelga".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web