Imprimir

En la piel del invidente

on . . Visitas: 577

elmundo

05-12-2011tre"Hay más obstáculos en la calle de lo que parece". Y eso que ella ve. Saray se ha puesto por un día en la piel de un invidente. Y reconoce que desenvolverse sin el sentido de la vista "es mucho más difícil de lo que nos creemos". El bastón es una ayuda, pero no salva por sí solo la falta de visión.

Cleo es un estudiante, igual que Saray. Y también ha querido participar en las actividades organizadas por la ONCE en Jaén. Se agobia, explica, cuando se tapa los ojos con un antifaz y ha de recorrer, con la ayuda de un bastón y su instructor, un determinado espacio, no más complicado que los que han de recorrer a diario las personas invidentes.

También se agobia Paloma, profesora. "En cuanto me tapo los ojos pierdo la referencia espacial y me cuesta orientarme; no puedo evitar irme hacia un lado".

La ONCE ha organizado este fin de semana una serie de actividades, con ocasión del Día de la Discapacidad, para mostrar a los ciudadanos los recursos con los que cuentan las personas ciegas a la hora de desenvolverse en el día a día, según explica Rafael Herena.

En este sentido, la ONCE ha enseñado a usar los bastones que usan los invidentes -la forma de asirlo con las manos, de interpretar con el tacto la ubicación y el volumen de los obstáculos...-, a leer en braille, documentos y libros en relieve, o mapas, o a utilizar juegos, como el parchís o el ajedrez, adaptados a las personas sin visión.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web