Imprimir

Puerta abierta a la integración

on . . Visitas: 711

laopiniondetenerife

Sonia y Mera se armaron un lío con las llaves: más de 50 solo para los diferentes módulos de la Facultad de Educación depuerta la Universidad de La Laguna (ULL). Fue lo peor de su paso por las porterías del centro lagunero durante el pasado curso académico dentro de su formación práctica como alumnas de un taller de atención al público. Lo que hace diferente, emotiva y ejemplificadora a esta iniciativa es que Sonia y Mera forman parte de la Asociación Tinerfeña Trisómicos 21 y tienen síndrome de Down.

La idea surge tras una colaboración de más de 15 años entre la asociación y la Universidad lagunera, tal y como explicó el responsable del programa y coordinador de Calidad de la Facultad de Educación, Juan Castro. La decana del centro, Olga Alegre de la Rosa, añadió que "durante años la asociaciones han abierto la puerta a nuestros estudiantes para sus prácticas y ahora les recibimos nosotros". "Ha sido un regalo y un ejemplo de seriedad, buen trato y profesionalidad", insistió Olga Alegre.

Para las dos jóvenes la experiencia fue aún mejor. Además de aprender a hacer multitud de tareas, tuvieron la oportunidad de compartir su día a día con profesores, alumnado y personal de Administración y Servicios. Les ha ido tan bien que afirman sin tapujos que les encantaría repetir. Y ello pese al jaleo de las llaves, que Mera, de 24 años, no dudó en calificar como "lo que más costó aprender".

Las tareas que han desarrollado en la consejería del centro académico fueron enumeradas por ellas mismas: contestar el teléfono, apuntar los recados, organizar las llaves, enviar fax, registro de llaves,... "y cosas más sencillas", indicó Sonia, de 25 años "o lo que es lo mismo un cuarto de siglo", añadió entre risas.

Las dos aseguraron que "todo ha sido divertido" y evitaron citar alguna situación concreta como anecdótica o curiosa. De sus palabras y su sonrisa se desprende el aprendizaje profesional y personal que han atesorado durante su estancia formativa en la ULL. Eso sí, fiel reflejo de lo que los responsables de la Asociación les intentan trasmitir, Sonia aseguró que "no da pena irse, porque cuando se cierra una puerta siempre se abre otra".

La joven se mostró entusiasta y positiva y reiteró, animada por su compañera que "ha sido una experiencia inolvidable". Prácticamente como todas las que han podido llevar a cabo durante las dos décadas que llevan vinculadas a la Asociación Tinerfeña Trisómicos 21, ya que según resumió la joven "cuando era pequeña no hacía ni caso pero he ido mejorando y haciendo cada vez más cosas por mí misma".

También para los responsables del convenio destacaron la capacidad de trabajo y aprendizaje de las dos jóvenes así como lo positivo de la experiencia. Así, Juan Castro defendió que un indicador de calidad como institución consiste en predicar con el ejemplo. Por eso, "tenemos la responsabilidad de formar a nuestros estudiantes y el ejemplo que han dado estas alumnas seguro que revertirá también en ellos", señaló.

Efraín Capote, miembro de la directiva de Trisómicos 21 apuntó que este proyecto es un primer paso para abrir las puertas a otras asociaciones, al tiempo que servirá también "para cambiar las mentes", en el sentido de desterrar las ideas preconcebidas que se tienen acerca de los discapacitados intelectuales.

Ampliación

El rector de la Universidad de La Laguna, Eduardo Doménech, expresó su enorme satisfacción por este programa, al que calificó de rotundo éxito. "Es sin duda una oportunidad para que nuestra comunidad universitaria aprenda de estas alumnas, que se han desenvuelto con total normalidad en el mundo académico y no tienen ningún miedo". Este proyecto de integración es un buen ejemplo de la colaboración entre instituciones y una clara muestra de responsabilidad social corporativa por parte de la universidad, concluyó.

La experiencia se expandirá en este curso académico a otra organización no gubernamental, Acamán. Así, se ha decidido extender la iniciativa a las facultades de Geografía e Historia, Filología y Psicología, que acogerán este año a una docena de alumnos de ambas asociaciones, así como de la organización María Auxiliadora.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web