Imprimir

"Las personas con discapacidad queremos trabajar"

on . . Visitas: 767

queremosMás de 1.000 millones de personas en todo el mundo sufren distintos tipos de discapacidad, y la mayoría afrontan grandes dificultades para acceder a un empleo.

Así lo afirmó Ronald McCallum, presidente del Comité de las Naciones Unidas para los Derechos de Personas con Discapacidad (CRPD) y profesor de derecho laboral en la Universidad de Sydney, entrevistado por IPS.

McCallum participó la semana pasada en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de la cuarta sesión de la Conferencia de los Estados Parte de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Al encuentro asistieron más de 500 delegados de gobiernos, agencias de la ONU, instituciones académicas y organizaciones no gubernamentales, bajo el lema "Permitiendo el desarrollo, concretando los derechos de las personas con discapacidad". McCallum se refirió a los desafíos que afrontan las personas con limitaciones físicas y mentales, la situación en los países en desarrollo y su experiencia personal como el primer profesor completamente ciego en una universidad australiana.

IPS: Uno de los principales temas considerados en la conferencia fueron los desafíos laborales de las personas con discapacidad. ¿Por qué lo consideran tan significativo?

RONALD MCCALLUM: No creo que yo hubiera recibido el mismo respeto en Australia si no estuviera trabajando. Cuando uno habla con alguien, en 10 minutos la pregunta es: "¿A qué te dedicas?" Porque lo que hacemos nos define.

Lo más importante de todas las cosas que queremos las personas con discapacidad es trabajar. Nos gustaría mantenernos nosotros mismos, y si tenemos familias mantener a nuestras familias. No queremos vivir del servicio social. Si ves el costo de los beneficios para los discapacitados, es enorme. Miles de millones de euros se gastan en personas con invalidez.

IPS: Ochenta por ciento de las personas con discapacidad viven en las naciones del Sur en desarrollo. ¿Cómo es su situación y cómo cooperan ustedes con los gobiernos?

RM: Cuando tratas con (representantes de) países industrializados haces preguntas como las siguientes: "¿Está creciendo el nivel de empleo?" o "¿Qué están haciendo por las personas con discapacidad mental en sus leyes de protección?"

Pero la conversación con países en desarrollo es: "¿Tienen una ley contra la discriminación a niños con discapacidad?", "¿Están autorizadas a casarse las mujeres con discapacidad?". Se encuentran a ese nivel básico.

Una vez estaba sentado junto a un muchacho. Tenía unos 19 años de edad, y había perdido sus dos piernas al pisar una bomba de racimo en Afganistán.

Entonces le pregunté cómo era la situación en Afganistán, y me dijo: "Mire, en su país, voy a un edificio y hay un ascensor. En Kabul, no hay ninguno que funcione. Quedo estancado en el primer piso en todos lados".

Pero quisiera destacar que países como Kenia están mejorando. Creo que tuvimos un gran efecto en América Latina. Así que hay países que están mejorando.

IPS: ¿Las mujeres con discapacidad afrontan problemas específicos? ¿Cuáles son las acciones de su comité sobre este tema?

RM: Cada vez que tenemos diálogo con un país le preguntamos qué está ocurriendo con las mujeres. Tristemente, los niveles educativos de las mujeres con discapacidad son menores que los de los hombres.

Y las cifras sobre mujeres con discapacidad víctimas de violencia son bastante altas. Muchas con problemas mentales son víctimas de ataques sexuales, por lo general porque los perpetradores saben que es difícil para ellas presentar evidencias ante la justicia.

También está el tema de la esterilización de mujeres con discapacidad. A veces, padres de mujeres adolescentes quieren que se haga. Los derechos de las mujeres a tener hijos y cuidarlos es un gran tema.

IPS: La Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad entró en vigor en mayo de 2008. ¿De qué están orgullosos y cuáles son sus futuras metas?

RM: Lo primero de lo que estoy orgulloso es de tener muchos países que lo han ratificado, porque 103 es un buen número en más de tres años. La Convención más rápida en ser ratificada fue la referida a los derechos de la infancia, pero la segunda más grande es la de las personas con discapacidad.

La segunda cosa de la cual estoy orgulloso es la actitud de los estados parte. Estos han elegido para el CRPD 15 de 18 personas con discapacidad.

IPS: Usted es un hombre muy exitoso, y su carrera puede servir de guía para otros. ¿Cómo ha afectado su discapacidad sus estudios de derecho? ¿Ha sufrido escepticismo o discriminación?

RM: Me hubiera encantado convertirme en un abogado que pudiera trabajar en una corte, pero no podría leer documentos (en el momento), y por tanto sería muy difícil. Así que decidí convertirme en académico. Al menos puedo leer material de antemano.

Lo que ocurrió a mediados de los 80 es que le pusieron voces sintéticas a las computadoras, y así podía leer lo que estaba en la pantalla. Esto me dio una gran liberación. Pero creo que no fue hasta que me casé y tuve hijos que la gente me vio en el centro de la sociedad. Antes era visto como un académico muy inusual que vivía al margen de la sociedad, lo cual es muy diferente.

Pero, aparte de mi mujer y mis hijos, lo más importante que he hecho es enseñar derecho. Les enseño a estudiantes durante un año, y creo que al término de ese año ya no piensan de la misma manera sobre las personas con discapacidad. (ips)

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web