Imprimir

«A los niños con sonda gástrica les dan de comer en el wáter»

on . . Visitas: 606

elcorreo

La agrupación Gure Señeak de familias de niños discapacitados o afectados por enfermedades raras acudió ayer a la comisión de Educación del Parlamento vasco para reclamar una mejor atención para sus hijos, tanto en los centros privados especializados y subvencionados por la Administración como en la red educativa vasca. «En el centro al que acude mi hijo, a los niños con sonda gástrica les dan de comer en el wáter», denunció el portavoz de la asociación, Luis Landaluce, ante los representantes de los partidos políticos como ejemplo de la «falta de comprensión, de atención y actitud» de los profesionales que se ocupan de estos menores.

Al enterarse de que los niños que utilizaban sonda recibían su alimentación en el baño, las familias afectadas -cerca de una decena- se entrevistaron con la dirección del centro especializado en parálisis cerebral. «Nos dijeron que los baños estaban limpios y que no había ningún problema, que tenían permiso del Gobierno vasco para hacerlo de ese modo. Y que si no nos gustaba que podíamos irnos», detalló Landaluce.

Los responsables de la agrupación acudieron a los tribunales. El juez les indicó que si elegían esa vía debería enviar a la Ertzaintza al centro. Ante esa posibilidad decidieron recurrir al Ejecutivo autónomo. «En Sanidad nos comentaron que es peligroso darles de comer en el wáter porque pueden coger infecciones por la sonda y que hagamos un escrito. También hablamos con Educación y nos dijeron que enviemos una queja», comentó Landaluce.

Los miembros de la asociación que acudieron ayer al Parlamento pidieron que no se escolarice a estos alumnos con discapacidad grave en centros específicos alejados de sus domicilios. «Deben tener la oportunidad de convivir en la escuela con el resto de niños de su entorno», pidieron, a la vez que reclamaron planes individuales. «Que se reúna el médico con el fisioterapeuta y la auxiliar para darles la mejor asistencia posible» y que «nos escuchen a las familias». Sobre todo, abogaron por un «mayor interés y una mejor actitud por parte del personal que les atienden». «Somos sus ojos, sus piernas, sus manos y tenemos que luchar por ellos», expusieron ante la comisión.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web