Imprimir

Cerca del 60% de las mujeres con discapacidad intelectual ha sufrido abuso sexual

on . . Visitas: 539

elmundo

18-02-2011La Fundación Carmen Pardo-Valcarce ha puesto en marcha una Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual, en colaboración con la Guardia Civil, según ha informado la entidad, que recuerda que dicho colectivo es diez veces más vulnerable a sufrir diferentes tipos de abuso. De hecho, se estima que cerca de un 60% de las mujeres con esta discapacidad ha sufrido algún abuso a lo largo de su vida.

En un acto celebrado este jueves en la sede de la Fundación, María Recio, directora de la Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual (UAVDI) de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce, María Recio, ha señalado que su principal objetivo es responder a la situación de vulnerabilidad de las personas con discapacidad intelectual a ser víctimas de abuso sexual.

La UAVDI ofrece asesoramiento e intervención forense y terapéutica a las víctimas, sus familias y personas que lo detecten, así como promover investigaciones, llevar a cabo acciones preventivas y sensibilizar a la sociedad.

"Las menores habilidades de comunicación para relatar lo ocurrido, las relaciones de sumisión a las que tanto están acostumbrados, el desconocimiento de que lo que está sucediendo no es correcto o la falta de credibilidad dada a su testimonio, son las principales causas de los elevados datos de prevalencia de abuso sexual a personas con discapacidad intelectual", según ha recordado Almudena Martorell, directora de la Fundación.

Se estima que cerca del 60% de las mujeres y el 25% de los hombres con discapacidad intelectual, han sufrido a lo algún abuso a lo largo de su vida, según datos ofrecidos por la Fundación Carmen Pardo-Valcarce.

Principal problema

Los psicólogos de la UAVDI trabajan conjuntamente con los psicólogos especializados de la Guardia Civil para adaptar los procedimientos policiales a las características de la víctima, según han recordado los responsables de la UAVDI.

Por su parte, José Manuel Quintana, psicólogo y Capitán de la Sección de Análisis de la Conducta Delictiva de la Guardia Civil, ha señalado que el principal problema que se encuentran "es la obtención de un testimonio que les permita centrar la investigación e identificar al agresor. Esto se debe principalmente a los problemas de recordatorio y de comunicación de las personas con discapacidad intelectual".

"Para ello, necesitamos del asesoramiento de especialistas como es el equipo de profesionales de la Fundación", ha añadido.

La Fundación Carmen Pardo-Valcarce, en Madrid, atiende a diario a alrededor de 500 personas con discapacidad intelectual.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web