Imprimir

La UCO acoge este curso a 80 alumnos que sufren algún tipo de discapacidad

on . . Visitas: 465


La Universidad de Córdoba (UCO) cuenta este curso entre sus aulas con 80 alumnos que presentan algún tipo de discapacidad, según informó ayer la directora de la Unidad de Atención a las Necesidades Específicas de la institución académica, María José Pino, tras la firma de un convenio con la Delegación de Igualdad y Bienestar Social para el desarrollo del programa de accesibilidad e integración escolar de universitarios con discapacidad. Pino explicó que la minusvalía física es la más frecuente entre estos estudiantes, que la auditiva es la menos presente y que diez de ellos "tienen varias discapacidades".

La adaptación de las pizarras, como que no tengan reflejos -en el caso de alumnos con problemas de carácter visual-, el ajuste de los materiales y apuntes de clase, la asistencia de intérpretes de signos en el aula y la eliminación de barreras arquitectónicas son las principales demandas de este colectivo universitario. Pino destacó también que la unidad, que se creó en 2007, cuenta con un programa de acompañamiento solidario en el que un grupo de alumnos ayudan a estudiantes con minusvalía a la hora de moverse.

La habilitación de transportes adaptados para que los universitarios con movilidad reducida puedan desplazarse, la incorporación de traductores de lenguaje de signos que atiendan las necesidades de los universitarios que presentan deficiencias auditivas y el asesoramiento al profesorado en materia de accesibilidad son las tres líneas de trabajo del convenio suscrito entre la UCO y la Junta. De este programa, según informó la delegada de Igualdad y Bienestar Social, Silvia Cañero, se beneficiarán este curso entre 15 y 20 universitarios. Para su desarrollo y gestión, del que se encargará la institución académica, la Junta aportará 10.000 euros.

Satisfecho tras la firma del acuerdo, el rector de la UCO, José Manuel Roldán Nogueras, destacó su importancia y viabilidad. Gracias al convenio, continuó, "se irán estudiando las zonas más urgentes que presenten barreras arquitectónicas" para poder eliminarlas y facilitar el tránsito a este alumnado. Eso sí, el rector reconoció que hay algunos espacios de la UCO que "requieren una modificación integral", como la Facultad de Filosofía y Letras. Roldán Nogueras hizo especial hincapié en la presencia de intérpretes de signos en las aulas y consideró que se trata de un trabajo "muy complejo", ya que requiere que el intérprete conozca de antemano el tema que se trata en la clase.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web