Imprimir

Dos décadas al lado de los discapacitados

on . . Visitas: 451


La Fundación Sálvora cumple dos décadas luchando por los derechos de las personas con discapacidad intelectual. Su presidente, Alfonso Zulueta, destaca que fue la primera en tutelar a personas con discapacidad intelectual en el ámbito gallego, lo que la convierte en un referente para las fundaciones sin ánimo de lucro de la Comunidad. Con el fin de reconocer esa labor, el próximo 2 de diciembre, a las siete y media de la tarde, se celebrará en el Centro Social Caixanova un acto multitudinario al que asistirán personalidades de la política local, provincial y autonómica.

CARLOS PREGO Empezó a implicarse con los discapacitados psíquicos hace dos décadas y ahora, cuando echa la vista atrás, se encuentra con la primera fundación tutelar de Galicia, 50 familias que llaman todos los meses a su puerta y un grupo de 43 discapacitados que encuentran en la Fundación su segunda familia. El próximo mes se cumplirán dos décadas desde que Alfonso Zulueta de Haz redactase los estatutos de la Fundación Sálvora junto a un grupo de compañeros. Veinte años de trabajo que apenas le dejan tiempo para ponerse al teléfono y que celebrará junto a sus compañeros el día 2 de diciembre, a las siete y media de la tarde, con un acto en el Centro Social Caixanova. El día antes tutelados, patronos, voluntarios y personal vinculado viajarán a Santiago para dar gracias al Apóstol.

"En 1990, después de estar en contacto con asociaciones y padres de chicos discapacitados, tuvimos la idea de crear una fundación que diese respuesta a la necesidad de la sociedad", recuerda Zulueta. Eran tiempos en los que la situación de muchos discapacitados intelectuales flotaba en un limbo legal, con dudas sobre las herencias o la gestión de sus pensiones, y por eso decidieron centrarse en el asesoramiento a las familias. Trataban cada caso "con mucho cariño" y poco a poco el apoyo de la gente a la que ayudaban les permitió consolidar la Fundación. Cuando se plantearon formarla 493 padres con hijos discapacitados reunieron los fondos necesarios para hacer posible el proyecto. Desde entonces las dificultades nunca les han hecho retroceder.
En la actualidad Sálvora dispone de un área jurídica desde la que asesora a las familias y tutela a 43 discapacitados a los que ofrece una "protección total". "Nosotros somos sus tutores legales y eso implica una responsabilidad ante los Juzgados", advierte Zulueta. Al mismo tiempo, y como en toda familia, la relación con sus tutelados se desarrolla atendiendo al "afecto" y "la consideración por las personas". Hay tiempo inlcuso para el ocio, como cuando hace unos años la Fundación al completo viajó a Eurodisney. También para el cariño y el encuentro. "Todas las Navidades celebramos una cena en la que nos entregamos regalos", recuerda Zulueta.
La relación llega a ser tan estrecha que muchos de los tutelados se acercan hasta el centro de la fundación, en el número 14 de Marqués de Valladares, para "exponernos sus inquietudes" o hablar con los voluntarios.
Dos décadas de trabajo le permiten a Zulueta constatar el avance en los derechos de los discapacitados. Una lucha vital en la que se aprecian "modificaciones impresionantes" pero que avanza lenta hacia el reconocimiento pleno. "No es suficiente", admite,"la gran preocupación de los padres sigue siendo qué les pasará a sus hijos una vez que ellos ya no estén". La esperanza le anima, sin embargo, a creer en la progresiva "conquista de los derechos".
Ese ánimo, extensible a toda la Fundación, es la que convocará el próximo día 2 en el Centro Social Caixanova al alcalde, Abel Caballero; el presidente de la Diputación, Rafael Louzán; representantes de la Consellería de Traballo y la secretaria xeral de Igualdade, Cori Piñeiro. Sólo unos días antes, el 29, el mismo centro acogerá una exposición de pinturas realizadas por los discapacitados.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web