Imprimir

La Reina inaugurará en Sevilla el primer centro para sordociegos de España

on . . Visitas: 465


Su Majestad la Reina Doña Sofía inaugurará el próximo martes 26 de octubre el centro Santa Ángela de la Cruz para Jóvenes y Adultos con Sordoceguera de la asociación Apascide, que, ubicado en Salteras (Sevilla), es el primero que existe en España para la atención integral de personas que conjugan discapacidad auditiva y visual.

De este modo, la Reina, quien antes, a las 11:45 horas, preside la inauguración del III Congreso Internacional de Unicef 'Solidaria 2010' en Sevilla, se desplazará a las 16:00 horas al municipio de Salteras para inaugurar este centro, cuya construcción ha costado 2,2 millones de euros, procedentes de fondos del Plan E, la Administración autonómica y la Obra Social de Caja Madrid.


Según ha explicado la consejera para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, Micaela Navarro, durante una visita este lunes a las instalaciones del complejo, el centro, situado en la finca el Almuedano cedida por el Arzobispado de Sevilla, tiene, con 5.400 metros cuadrados de extensión, una capacidad de 45 plazas -17 de residencia y 28 de centro de día-, de la cuales, el 60 por ciento están concertadas con la Administración autonómica, que invierte, para ello, unos 680.000 euros al año.

No obstante, tal y como ha informado la directora del centro, Dolores Romero, todas la plazas residenciales están ya asignadas e incluso hay lista de espera, pero aún quedan numerosas plazas libres en la modalidad de estancia diurna, motivo por el cual ha animado a las familias a acceder a las mismas para cubrir las necesidades de las personas tanto sordo-ciegas como de aquellas que tengan una discapacidad sensorial con "grandes problemas de comunicación".

"Los chicos van a estar mejor en el centro que en sus casas y pueden ser muy felices y seguir aprendiendo, de manera que puedan ser lo más autónomos posibles", ha resaltado la directora, quien ha indicado que en este momento ya hay algunos residentes haciendo uso de las instalaciones, concretamente desde septiembre, con edades comprendidas entre los 16 y los 40 años.

Entre las instalaciones se cuentan, además de las habitaciones en régimen residencial -con diferentes colores y texturas para ser diferenciadas-, jardines, huertos con flores que cuidarán los internos, una sala de estimulación sensorial con distintos aparatos e instrumentos de música, salas de estar y de televisión, e incluso un spa.

Además de todas las actividades que pueden realizar los usuarios, cada semana se organizan al menos dos salidas de ocio, para lo cual, entre otros medios, cuentan con una línea de autobús, la 176, que tiene parada justo en la puerta del complejo. 

Para atender las necesidades de las personas con sordoceguera que usen los servicios del complejo Santa Ángela de la Cruz, habrá 40 trabajadores -una ratio de casi un cuidador o mediador por cada usuari--, todos ellos conocedores de la lengua de signos y entre los que se cuentan educadores especiales, psicólogos, trabajadores sociales o guías-intérpretes.

También cuenta el centro con la colaboración de al menos una docena de voluntarios de Apascide, que prestan su ayuda al menos un día a la semana.

Plazas para otras CCAA

La consejera para la Igualdad y el Bienestar Social ha precisado que en Andalucía hay unas 600 personas con sordoceguera, pero ha advertido que, no obstante, en el centro Santa Ángela de la Cruz hay plazas disponibles para discapacitados de otras CCAA. De hecho, señala que desde Madrid y Baleares se están haciendo gestiones para concertar alguna plaza.

"Se trata del único centro de toda España específico y especializado para atender a personas sordo-ciegas, lo que constituye un orgullo para todos los andaluces, sobre todo, en momentos en que los recursos económicos no son abundantes, lo que demuestra que priorizamos la calidad de vida y el bienestar de las familias", ha apuntado Navarro.

Después de participar en una dinámica de sensibilización organizada por Apascide, en la que la consejera, junto con otros voluntarios, han realizado una visita simulando sufrir las discapacidades auditivas y visuales que poseen los residentes del centro, ha destacado la "inseguridad y el rechazo que un sordo-ciego puede sentir al moverse en la sociedad en la que los demás nos desenvolvemos con absoluta normalidad".

"La sensación de no ver nada y no escuchar nada es indescriptible", ha dicho, afirmando que "hay que ponerse por un momento en su lugar para saber hasta que punto es imprescindible para ellos poder sentirse seguros en un ambiente que les genera inseguridad incluso a la hora de expresarse", por lo que también ha subrayado la importancia de la lengua de signos y la comunicación no verbal.

El coste al que tendrá que hacer frente cada usuario para disponer de los servicios del centro, variará en función de su situación económica, así como del copago que tenga establecido con la Junta de Andalucía y de las prestaciones que se le hayan reconocido por la Ley de la Dependencia.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web