Imprimir

Vivir con autismo

on . . Visitas: 507


La Unidad de Salud Mental Infantil y Juvenil (USMIJ) de Córdoba es la encargada de atender a los niños que padecen autismo. Este trastorno responde a motivos de orden genético y, en ningún caso, puede ser tratado con productos farmacológicos. Las claves para aminorar este trastorno son la estimulación constante y la educación especial desde los primeros años de desarollo.

El autismo es una alteración generalizada en el desarrollo, y no tiene cura. Es crónico, aunque una rápida detección precoz puede favorecer que el afectado adquiera una serie de habilidades que, de otra forma, jamás obtendría, al igual que cierto grado de autonomía. En cualquier caso, esto dependerá del grado de afección.

El autismo suele aparecer durante los primeros tres años de vida y el signo más evidente que alerta a los padres es la falta de lenguaje verbal, aunque también se dan otros como la dificultad para establecer relaciones con las personas, especialmente con los niños.

Además, los autistas presentan un déficit en la capacidad de atención y dificultades de aprendizaje. Al 80 por ciento de los casos se le asocia una discapacidad intelectual. No obstante, el aspecto físico es normal. Cabe destacar que este trastorno no es detectado en pruebas antes del nacimiento.

La implicación de los padres es fundamental, puesto que éstos tienen que aprender una serie de pautas que le facilitarán la comunicación con sus hijos. Además, es necesario que los progenitores comprendan el por qué de determinadas actuaciones de sus hijos autistas, quienes suelen presentar una insistencia obsesiva en mantener el ambiente sin cambios y no conocen la sensación de peligro.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web