Imprimir

Dos décadas de apoyo al enfermo mental

on . . Visitas: 516


Las personas con enfermedad mental deben superar muchas barreras, no únicamente las relativas a su discapacidad; si no también las relativas a la integración social y laboral. Ascasam trabaja desde hace más de dos décadas en Reinosa, para atender a personas con algún tipo de enfermedad mental y a sus familias. Allí les enseñan a hacer frente a la enfermedad, les ayudan a integrarse en la sociedad, les ofrecen asistencia, les atienden en sus necesidades y realizan múltiples actividades a lo largo del año.

La época estival también se vive de una forma especial en Ascasam. Durante esta época abundan las actividades al aire libre; rutas por el monte, excursiones, actividades en la piscina, etc. Es decir, durante estos meses, ellos también están un poco de vacaciones. Por eso, los chicos del centro viven con especial ilusión el verano, cuando el frío y la nieve no les impiden disfrutar del aire libre.

El centro de Reinosa tiene actualmente 25 plazas concertadas por el Instituto Cántabro de Servicios Sociales y un equipo profesional integrado por dos psicólogas, una educadora y tres auxiliares de rehabilitación.

Su coordinadora, Amaya Gallo, explica que la misión del centro es promover y colaborar en la mejora de la calidad de vida de las personas con enfermedad mental y sus familias. Lo hacen a través de una serie de servicios como el de orientación y atención; que pretende facilitar la orientación individualizada de las personas que lo soliciten, mediante la valoración psicológica y social de los problemas que se planteen, así como su atención, canalización y seguimiento.

Pero, además, cuentan con equipos de Apoyo Social Comunitario, para facilitar la inclusión y la atención de las personas con enfermedad mental grave y sus familias; y un centro de rehabilitación psicosocial, en el que se realizan actividades encaminadas a la rehabilitación funcional y a la recuperación de la autonomía de las personas con enfermedad mental. Para ello, se diseña un plan de rehabilitación específico para cada usuario, en el que se incluye atención individual y familiar especializada e integración en actividades grupales.

Conciencia social

Para Amaya Gallo, es importante que la sociedad conozca y comprenda la labor de Ascasam porque con ello «se aumenta la conciencia social hacia el colectivo, disminuyendo de este modo el peso del estigma social que, aún hoy, existe en torno a la enfermedad mental y que lleva en ocasiones a que no todas las personas que podrían verse beneficiadas con nuestra intervención se acerquen a nuestros servicios», explica la coordinadora.

De esta manera, añade Gallo, se eliminan los prejuicios que aún existen hacia las personas que sufren enfermedad mental y hacia sus cuidadores.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web