Imprimir

«Necesitamos más ayudas para combatir el alzheimer»

on . . Visitas: 491

25-07-2010_ima1


«Es necesaria la construcción de más centros específicos donde tratar la demencia». María Jesús Hernández Offroy, presidenta de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Cantabria (AFAC), defiende la creación de más centros donde tratar este tipo de discapacidad. No todos los enfermos padecen los mismos trastornos, es necesaria una atención mas específica y los familiares de los afectados son los primeros en reclamar instalaciones acordes.

AFAC cuenta con dos centros de día psicogeriátricos con un amplio horario, uno situado en la calle Rosario de Acuña y otro en la calle Virgen del Camino. En ellos se ofrece una atención diurna adaptada a cada enfermo. No sólo a ellos, los propios familiares de las personas con algún tipo de demencia se reúnen, semanalmente, en grupos de ayuda para contar sus experiencias. «Ven que el resto también tienen sus problemas y se ayudan los unos a los otros». Soraya González Pérez, coordinadora responsable del centro de día AFAC II, señala la necesidad de contar con los familiares. «Cuesta admitir esta enfermedad, se trata de disimular». Es cierto que en un primer momento los enfermos necesitan mucha ayuda. Con el paso del tiempo la enfermedad repercute en los familiares. Son ellos los que ven cómo sus propios padres, tíos o hermanos no les reconocen.

AFAC ofrece plazas concertadas con el Gobierno de Cantabria y plazas privadas. La junta directiva está compuesta por familiares de enfermos que no reciben ningún tipo de remuneración. Además, cuenta con profesionales de todo tipo, como pueden ser psicólogos, enfermeros, auxiliares... Todos con su correspondiente título.

7.500 casos

Se trata de la única asociación de la provincia que se centra en este tipo de demencias. «No hay un centro específico para las personas que padecen alzheimer, en el resto de las Comunidades Autónomas esto no ocurre». Se calcula que en Cantabria hay unos 7.500 enfermos de Alzheimer, aunque es difícil contabilizar el número total de discapacitados por el alto grado de desconocimiento que rodea este trastorno. AFAC también ofrece talleres de memoria, subvencionados por la obra social de Caja Cantabria y dirigidos a enfermos iniciales e, incluso, a personas en general que quieran ejercitar y, en cierto modo, prevenir el alzheimer.

Las instituciones se vuelcan pero no es suficiente. «Las ayudas de dependencia en Cantabria funcionan relativamente bien y rápido», no obstante, todavía es necesario dar un paso más en la lucha contra esta enfermedad degenerativa. María Jesús Hernández Offroy hace una llamada a la población, «nos toca a todos de cerca. Nunca se sabe. Es necesaria la solidarización de los ciudadanos. A pesar de las ayudas ya existentes, se necesita más. No podemos olvidar a los enfermos de alzheimer».

Soraya González relata como mucha gente confunde el alzheimer con otro tipo de demencias, «el razonamiento se pierde bastante rápido. El primer consejo que queremos dar a los familiares que ven los primeros síntomas es el de informarse. Nosotros ponemos a su disposición una serie de manuales que les pueden ayudar, les informamos y les tratamos de explicar las posibles instrucciones a seguir».

Esta dolencia es irreversible pero al menos los medicamentos les mantiene más estables y les ayuda a paliar la ansiedad que produce esta enfermedad, «efectivo no hay nada, solo podemos ofrecerles nuestra colaboración y mostrarles que cuentan con nosotros».

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web