Imprimir

Ribadesella inicia la temporada de baños con nueva ordenanza de playas

on . . Visitas: 521


Desde hoy sábado 19 de junio, día en el que también arranca la temporada de baños, estará en vigor la nueva Ordenanza Municipal reguladora del Uso y Disfrute de las Playas del concejo de Ribadesella. Su objetivo es el de conjugar el derecho de todos cuantos quieran disfrutar de esos espacios naturales y el deber del ayuntamiento de velar por la utilización racional de los mismos.

La nueva normativa regula las zonas de baño, varada y aparcamiento de cada arenal, prohibiendo en todos ellos las acampadas. También estarán limitados los juegos o ejercicios que puedan molestar al resto de usuarios o entrañen peligro, salvo que las dimensiones de la playa lo permitan y nunca se realicen a menos de seis metros de separación del resto de usuarios. De este apartado quedan excluidas las manifestaciones de carácter lúdico-deportivo promovidas desde el Ayuntamiento de Ribadesella. Entre ellas la Liga de Oriente de Voley-Playa que está programada para el próximo fin de semana, pero que tendrá que suspenderse por el estado en el que se ha quedado la playa de Santa Marina.

Desde hoy también estará prohibida la utilización en la playa de aparatos de radio, casetes, discos compactos, instrumentos musicales o cualesquier otro artefacto que emita ruido y produzca molestias a los demás usuarios. En estos casos, serán los agentes encargados del cumplimiento de la ordenanza quienes valoren cada situación. Los quince socorristas que este verano formarán parte del equipo de salvamento velarán también por el cumplimiento de la ordenanza y serán tratados como agentes de la autoridad. Es decir, podrán requerir verbalmente a quienes infrinjan la normativa e incoar los correspondientes expedientes sancionadores. Por su parte, el ayuntamiento se compromete a adoptar las medidas oportunas para facilitar el acceso de las personas con discapacidad para que puedan utilizar las playas y sus instalaciones, en consonancia con lo establecido en la normativa sobre accesibilidad. En las zonas reservadas exclusivamente para el baño estará prohibida la navegación deportiva y de recreo, así como la práctica de surf, windsurfing, piragüismo o actividades deportivas similares.

La ordenanza también recoge una serie de normas de carácter higiénico-sanitario por las que se prohibe el acceso de animales domésticos a las playas y zonas de baño, salvo los perros lazarillo en compañía de su propietario. Entre las prohibiciones se incluye también el uso de jabones o detergentes, así como la evacuación fisiológica en el mar o la playa y el depósito de residuos. Por cierto, la Demarcación de Costas iniciaba en la tarde de ayer la retirada de las toneladas de basura que se acumularon en el arenal de Santa Marina después de la gran riada del pasado miércoles.

Faltas graves

En líneas generales, desde este día de hoy pasarán a ser faltas graves el vertido y depósito de materias que puedan producir contaminación o riesgo de accidente, la varada o permanencia de cualquier tipo de embarcación fuera de las zonas balizadas y destinadas a tal fin, el depósito en los contenedores de basuras de materiales en combustión, la navegación en zona de baño, la práctica de la pesca en cualquiera de sus modalidades en lugar, época u horario no autorizado, la venta ambulante en la playa de productos alimenticios (nadie podrá vender bocadillos fuera de los chiringuitos reglamentados), encender fuegos, usar bombonas de gas o líquidos inflamables, la tenencia de animales potencialmente peligrosos, el deterioro de mobiliario, el baño en las zonas de bandera roja y el no acatar las instrucciones del personal de salvamento cuando fueran debidamente requeridos para ello. Estas infracciones pueden alcanzar sanciones máximas de 1.500 euros. Las leves nunca superarán los 750. Entre estas últimas quedan incluidas la tenencia de animales o la venta de productos no alimenticios. En las playas de Ribadesella tampoco se admitirá la presencia de los llamados 'manteros'.

Quienes están destinados a hacer cumplir la presente normativa inician hoy su trabajo. En concreto, un total trece socorristas para atender las playas de Santa Marina y Vega. El 3 de julio se incorporarán dos más para cubrir el servicio permanente en La Atalaya hasta el 31 de agosto. Esta temporada deberán extremar su vigilancia en la punta del arenal de Santa Marina, prácticamente desaparecida tras la gran riada. La corriente del Sella se zampó esa enorme masa de arena y descalzó la rampa de acceso, dejando al descubierto un enorme trampolín de hormigón. Buena parte de esa arena descansará en breve sobre el resto de la playa, muy necesitada de sedimentos. No hay mal que por bien no venga.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web