Imprimir

Un juego de todos y para todos

on . . Visitas: 410

18-06-2010ima4


¿Quién dijo que el golf era un deporte minoritario? Incierto. Para demostrarlo, el mejor ejemplo es la exhibición de la Escuela de Golf Adaptado de Santander que ayer jueves tuvo lugar en el Palacio de Exposiciones y Congresos de la capital cántabra con motivo de la celebración de la segunda edición de Green Cantabria. Ocho miembros de la Asociación de Síndrome de Down y otros ocho de la Asociación Cántabra en favor de las Personas con Discapacidad (Ampros) enseñaron a todos los asistentes sus dotes para jugar al golf plasmando una vez más que este deporte, como muchos otros, es un gran recurso para los niños y jóvenes discapacitados centrándose en las actividades de superación y aprendizaje.

La jornada que se desarrolló en el driving range comenzó con varios ejercicios de estiramiento y calentamiento. Su monitor, David Ibáñez, comenta que el calentamiento, sobre todo el de la parte alta, brazos y troncos, es muy importante para ellos. «Tienen dificultad de movimiento en los brazos con lo que la coordinación no es muy buena», añade. Para Ibáñez acudir a Mataleñas a impartir las clases de golf adaptado es toda una satisfacción. Se emociona cuando habla de sus alumnos y comenta que es muy gratificante, «lo que tú les das, ellos te lo devuelven multiplicado por dos».

La hora de la verdad

Tras unos minutos de estiramientos, los jóvenes se deciden a practicar unos golpes, todos prefieren el golpe largo y fuerte. David Ibáñez, su monitor, les indica en la postura, el movimiento. «Las correcciones no son demasiadas ya que son alumnos muy aplicados con unas ganas de aprender enormes», comenta. Para ellos, el golf es algo más que un simple deporte. Gracias a su práctica, las personas discapacitadas mejoran su concentración, autoestima, su relación con la naturaleza y el deporte. También la rutina de juego les beneficia para su vida diaria, todos muestran interés y hacen preguntas al respecto. «Es un reto personal y motivador saber que puedes practicar este deporte igual que otra persona», comenta Ibáñez.

Mientras golpean a la bola, hablan los protagonistas. Eva Gómez González explica que es al primer curso que acude y que le ha gustado mucho. Su golpe favorito es el largo ya que da a la bola con todas sus fuerzas. Para su entrenador también tiene bonitas palabras: «David es muy simpático y hace que me lo pase muy bien en clase, estoy conociendo a muchos amigos».

David Miera Gutiérrez es otro de los jóvenes que ha realizado la exhibición de golf adaptado en Green Cantabria. «Desde pequeño me ha gustado mucho este deporte y quiero llegar a ser como Severiano Ballesteros aunque yo soy el rey del golf», dice. David demuestra que es un enamorado de este deporte y confirma que ve todos los campeonatos que emiten por la televisión. Igual que su compañera Eva, él también ha hecho muy buenos amigos como Leire, Sebastian y Johnatan.

Y sobre el golf adaptado, gracias al convenio entre el Consejo Superior de Deportes, la Sociedad de Seguros Reale y la Real Federación Española de Golf, sesenta alumnos han recibido enseñanza subvencionada y veinte han comenzado en este nuevo trimestre en la Escuela Municipal de Golf del Campo de Mataleñas perteneciente al Instituto Municipal de Deportes del Ayuntamiento de Santander, durante los trimestres abril-junio y octubre-diciembre de 2009 y enero-marzo y abril-junio de 2010.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web