Imprimir

Los navarros de más de 65 años viven ya 17 años más, pero 4 de ellos a costa de sufrir discapacidad

on . . Visitas: 426


La esperanza de vida de la población navarra ha ido aumentando con el paso del tiempo. En la actualidad, los mayores de 65 años pueden esperar vivir 17 años más de media, aunque la cifra varía en función del sexo, 19 años en el caso de las mujeres y 12 en el de los varones, pero 4,2 de estos años extra serán a costa de sufrir discapacidad, 5,5 en las mujeres y 3, en los varones. Esta situación, unida al imparable crecimiento del número de mayores, que ya suponen el 17% de la población en Navarra frente al 11% de 1975, hace que los especialistas en geriatría reclamen al Gobierno más prestaciones para este colectivo.

Unos 1.500 navarros pasan cada año por la Unidad de Geriatría de Agudos del Hospital de Navarra. Por razones organizativas y de presión asistencial, la consulta de esta especialidad se encuentra repartida entre dos centros sanitarios, el Hospital de Navarra y la clínica San Miguel. Sin embargo, los expertos consideran insuficiente la atención prestada por el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea a los mayores.

"Las consultas permanecen estables porque Salud no permite que estemos abiertos a la agenda de Atención Primaria. A diferencia de lo que sucede con el resto de especialidades, el departamento impide que se puedan solicitar consultas desde Primaria a pesar de que se ha solicitado reiteradamente y de que existe demanda", critica el jefe de Geriatría del Hospital de Navarra, José Luis Larrión. Las razones para esta negativa son administrativas, explica. "No quieren generar nuevas listas de espera".

Para el jefe de Geriatría, esta negativa supone "desaprovechar una oportunidad de mejorar las cosas porque todas las agencias internacionales de evaluación coinciden en que la atención geriátrica es la más adecuada para responder y dar cobertura con la mayor calidad posible a los problemas de los mayores, algo que en Navarra se obvia". "Ninguna disciplina ha sido sometida a tan meticulosas evaluaciones de sus actividades como la geriatría y de todas ha salido muy airosa porque es eficaz, efectiva y eficiente socialmente", añade.

Por otro lado, la atención a la discapacidad resulta clave para reducir los gastos sanitarios y sociales, según Larrión. "La esperanza de vida se ha alargado, pero un porcentaje importante, que puede llegar al 30 ó 40%, son años ganados a base de estar discapacitado. Si se lograse que la carga de enfermos crónicos y de discapacidad se concentrara en los dos o tres últimos años de vida supondría una enorme ganancia en calidad de vida y costo para los servicios sociales y sanitarios", explica.

Pese a que la discapacidad es el mayor condicionante de ingreso en residencias, el mejor predictor de progresión de la discapacidad y el mayor determinante de consumo de recursos, Navarra no cuenta, critica Larrión, con un plan de prevención. "Aquí se está elaborando y aplicando una ley de dependencia sin buscar las causas para frenarla", censura antes de reclamar unidades de estancia media para recuperación funcional y rehabilitación de mayores.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web