Imprimir

«El trabajador con discapacidad es la cenicienta del mercado laboral»

on . . Visitas: 511

ima2_2010-05-2


Es un rara avis en el sector de la discapacidad y la dependencia, ámbito que no tiene ningún secreto para él. A diferencia de lo habitual, Enrique Fernández Garrido (Mieres, 1966) no llegó por un problema personal o familiar al mundo donde un escalón es una barrera infranqueable. Él fue fichado como gestor. Aspace, Cocemfe y ahora la Federación de Centros Especiales de Empleo del Principado (Fecepas) han contado con este experto en leyes para ampliar residencias, poner en marcha proyectos y, sobre todo, para buscar la plena integración del diferente. Desde su posición de consultor social, advierte de que los centros especiales de empleo deben convertirse en empresas para sobrevivir y reclama más apoyo económico a una ley, la de la Dependencia, que considera un hito.

-El informe realizado para la jornada que sobre Centros Especiales de Empleo (CEE) celebró esta semana y que adelantó EL COMERCIO ha levantado ampollas. Dice que el 80% de los 2.055 puestos está en peligro.

-Y es cierto. Sin las ayudas públicas, que se han incrementado un 25%, esos empleos no existirían.

-¿Habrá cierres de centros especiales de empleo?

-Sin ayudas, sin duda. En un CEE, el empresario está exento de pagar la cuota de la Seguridad Social y, ahora, le subvencionan hasta el 75% del salario mínimo interprofesional. Si no hubiera esa financiación pública, que está garantizada durante todo 2010, muchos centros no podrían continuar. No tenemos conciencia de empresa.

-¿El colchón de la subvención acomoda?

-Sí. Por eso celebramos estas jornadas y continuaremos trabajando para que los CEE tengan claro que son empresas, como las demás. Tenemos que estar en contacto con las cámaras de comercio, con las asociaciones empresariales y, además, innovar, buscar la calidad y ser competitivos.

-¿No lo deberían ser ya, al tener el respaldo económico de la Administración?

-Pero no lo somos. Hay centros especiales de empleo que no necesitan serlo, porque prestan un servicio muy específico en un concejo determinado, por ejemplo, jardinería. Pero otros, los que producen componentes, tienen que darse cuenta que la competencia lo hace más barato. Ellos deben aportar la calidad, porque si no , al estar en el último eslabón de la cadena productiva, desaparecerán.

-¿El trabajador con discapacidad sigue siendo la cenicienta?

-Por supuesto que sigue siendo la cenicienta del mercado laboral. En Europa, los CEE no existen. El trabajador con discapacidad está integrado en la empresa ordinaria. Aquí, las cifras están ahí, desde 2001 sólo se incorporaron al sistema 41. De 796 se ha pasado a 837.

«¿No es bueno Hawking?»

-¿Y por qué, si son trabajadores subvencionados, además de obligados por ley para plantillas de más de 50 componentes?

-Porque hay un gran desconocimiento. Primero sobre la ley, que la propia Administración incumple. Y después, sobre la discapacidad. El empresario no sabe que es rentable, eficaz y que no genera absentismo. ¿No es un buen trabajador Stephen Hawking? Tiene discapacidad social y sanitaria, pero no laboral.

-¿Funcionan las inspecciones? Aunque si la propia Administración ya reconoce que no cumple con la ley...

-Pues eso. El director de la Agencia de la Discapacidad lo ha dicho varias veces y si la Administración no cumple con su obligación de contratar a personas con discapacidad, difícil será pedirle que cumplan los privados. Además, en estos momentos de crisis, no me parece que sea el momento de apretar las tuercas a los empresarios.

-¿La crisis también afecta a la Ley de la Dependencia?

-Por desgracia, sí. La famosa Ley de la Dependencia ha sido un hito, algo histórico, pero es un hecho que la están parando.

-Bueno, la propia ley marca 2010 como año de parón para evaluar.

-Sí, sé que es muy duro lo que estoy diciendo, pero se están alargando los plazos, intentando no reconocer los derechos, los expedientes no salen...

-Sin embargo, el Principado mantiene que este año pondrá el contador a cero.

-No dudo de la buena voluntad del equipo de Bienestar Social, pero ya me dirán cómo van a hacerlo. Ellos están poniendo todos los recursos, pero la ley se financia con el Estado y éste no aporta lo que debe.

-¿Cuándo veremos las primeras demandas contra la ley?

-Más allá de las que hay ahora, por los Planes Individuales de Atención, habrá que esperar a su total implantación. Allá por 2015.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web