Imprimir

Arquitectura comprometida

on . . Visitas: 469


Como discapacitada auditiva
quiere aplicar su experiencia personal en la rehabilitación de viviendas. Sigue criterios de sostenibilidad en la construcción y la selección de materiales

29042010im2

Una casa sostenible debe integrar armónicamente cuatro elementos: «Hay que elegir materiales poco contaminantes y reciclables. El aire debe ser controlado para la comodidad interna durante todo el año. Las radiaciones del sol pueden aprovecharse para generar energía. Y también el agua debe reutilizarse por su carácter de bien agotable».

Pocas veces nos preguntamos cómo es la vida cotidiana de un invidente o una persona con discapacidad auditiva cuando se encuentran en casa. Qué barreras deben sortear.
Muriel Figueroa, fundadora de Ar-Mar.

Las más conocidas son las físicas, como escaleras o puertas, pero también existen las sensoriales. No oír ni el teléfono ni la alarma del horno o depender de un elevador para desplazarse entre plantas son pequeños retos diarios que afrontan las personas en esta situación. Muriel Figueroa (36) es arquitecta y vive con una discapacidad auditiva desde que nació.
Ella sabe bien que para un discapacitado una casa no adaptada puede convertirse en una tortura. Por ello pensó que conjugando experiencia personal y oficio podría contribuir a mejorar la calidad de vida de los que se encuentran en su situación. Acaba de fundar empresa propia, Ar-Mar, para rehabilitar viviendas siguiendo criterios de accesibilidad y sostenibilidad. Dos disciplinas que por separado trabajan muchos estudios pero que Figueroa ha unido. La ayuda su experiencia en edificación sostenible tras varios años colaborando con el arquitecto Antoni Solanas.
Ha dado el salto en plena crisis. «Tras reventar la burbuja inmobiliaria decidí ir por libre y optar por la rehabilitación, pero con parámetros sostenibles, sin seguir modas. Siguiendo las palabras de Norman Foster, que en cierta ocasión dijo que la construcción sostenible no es una tendencia, sino una responsabilidad», explica Figueroa. Ar-Mar quiere avanzarse al goteo de nuevas legislaciones vinculadas a la certificación energética que empieza a traer consigo la incipiente concienciación sobre el cambio climático. Medidas administrativas cada vez más estrictas, «pero que aún se quedan cortas», se lamenta la arquitecta.
Vino por primera vez a España desde su ciudad natal, La Plata (Argentina), en el 2001, gracias a una beca de intercambio entre casales que ofrecía la Oficina Jove de la Generalitat. «Me fascinaba Barcelona, lo vanguardista de su arquitectura, que tuviera una lengua propia».
Durante este tiempo, y mientras esperaba la homologación del título, se curtió trabajando y recibiendo el consejo científico del asesor ambiental Gerardo Wadel. Ar-Mar despegó finalmente el año pasado, con asesoramiento del Servei d’Autoocupació de l’Oficina Jove de Treball, dependiente de la Secretaria de Joventut de la Generalitat.
Ahora, como despacho independiente, ha empezado por contactar con los administradores de fincas, un sector clave cuando el marco legislativo para reformar edificios se modifica. «Hay que generar inquietud en ese colectivo y me reúno con ellos para compartir impresiones».
Aunque también opina que la mentalidad en los hogares debe cambiar: «Veo avances, pero el cambio real en la conciencia medioambiental llegará cuando se encarezca de manera drástica la factura energética, y eso pasará en breve».
La transparencia en los precios será una marca de la casa. «Es innegable que una vivienda reformada con materiales sostenibles es más cara pero el inquilino a la larga ahorra en facturas».
Ar-Mar dispone de un contacto en Madrid y otro en Roma por si salen encargos allí. «Quiero trabajar en ciudades grandes, con legislaciones potentes y patrimonio que rehabilitar». Aunque uno de los proyectos más deseados sería adaptar la casa para un discapacitado auditivo: «Se ha trabajado mucho lo táctil para los invidentes pero la luz, que es clave en la relación de un discapacitado auditivo y su espacio, es un universo a explorar».

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web