Imprimir

Unos 300 discapacitados reciben ayuda de la Fundación Madre

on . . Visitas: 639


TALAVERA. Más de 300 usuarios, en su mayoría personas con discapacidad intelectual, son atendidos por los 113 profesionales de la Fundación «Madre de la Esperanza» de de la Reina, una organización que pretende sensibilizar a la sociedad sobre los discapacitados y busca su plena integración.

La coordinadora de los servicios residenciales de la Fundación, María Tiemblo, explicó ayer, en rueda de prensa, la importancia de concienciar a la sociedad sobre estas personas con discapacidad para conseguir su plena integración y el reconocimiento de sus derechos fundamentales.

Constituida en 1973 como iniciativa de la Archidiócesis de Toledo, la Fundación «Madre de la Esperanza» atiende en la actualidad a más de 300 usuarios en sus servicios de atención temprana, centro de educación especial, centro ocupacional, centro especial de empleo, residencia y sus cuatro viviendas tuteladas.

Un total de 113 profesionales trabajan con estos usuarios desde que son bebés (en el centro de atención temprana) hasta la edad adulta, ya que algunas personas superan los cincuenta años.

Además, una quincena de voluntarios están vinculados a los usuarios en actividades de ocio y tiempo libre fomentando el contacto e integración de los usuarios con la sociedad.

Sensibilización

La Fundación pretende ahora desarrollar una campaña de sensibilización social y de difusión de la labor que realiza y ha organizado un concierto en el auditorio del recinto ferial el día 20 de febrero.

El concierto lo ofrecerá el grupo italiano «Gen Verde», que en mayo de 2006 ya actuó en Talavera de la Reina y llenó el auditorio del Ferial, y está integrado por 24 mujeres de 14 nacionalidades.

María Tiemblo recordó que la Fundación tiene como objetivo «mejorar la calidad de vida» de las personas con discapacidad intelectual y sus familias «desde una visión católica» y matizó que mantienen permanentes convenios con diversas Consejerías de la Junta.

«Creemos en las capacidades que tiene una persona con discapacidad intelectual. Creemos en sus sueños y metas. Tienen los mismos derechos que cualquiera de nosotros pero necesitan un apoyo diferente para llevar a cabo sus aspiraciones», indicó Tiemblo.

También incidió en que la sociedad ha cambiado «mucho» desde que la Fundación comenzó su andadura en 1973, cuando las familias tendían a «aislar y sobreproteger» a las personas con discapacidad en lugar de potenciar su integración social plena.

Por su parte, la coordinadora de ocio y voluntariado, Guadalupe López, destacó en la importancia del voluntario y en el trato cercano.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web