Imprimir

La Junta cambia el modelo de la gestión para no duplicar ayudas a dependientes

on . . Visitas: 549


Servicios Sociales deja de subvencionar plazas de día de la Asociación del Alzhéimer y concede al enfermo la prestación económica asociada al servicio

carmen tapia | león

La Gerencia de los Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León mantiene conversaciones con las asociaciones del alzhéimer de la comunidad para llegar a acuerdos que permitan ofrecer una cartera de servicios homogénea en toda la comunidad, según aseguró a este periódico la gerente Milagros Marcos. La Junta ha cambiado el modelo de gestión de todos los servicios sociales. Con la nueva política, que ya es efectiva desde el 1 de enero, son los enfermos los que reciben las ayudas asociadas al servicio y las asociaciones dejan de recibir las subvenciones para el mantenimiento de las plazas de día, aunque continúan, «y en muchos casos se duplican», según dice la gerente, las que reciben para los programas de apoyo a las familias, respiro, atención directa para el desarrollo de la autonomía personal y sensibilización social. «Lo que antes era una subvención que recibía la asociación para prestar un servicio, con la Ley de Dependencia se convierte en un derecho del ciudadano que recibe ese dinero para pagar el servicio», afirma Marcos. Las asociaciones tienen que acreditar mensualmente que el paciente acude al centro de día, si no es así «se le retira la prestación».

La retirada de la subvención directa obliga a las asociaciones a ajustar sus cuentas e incrementar la cuota a los asociados, aumento que asumirán las personas enfermas de alzhéimer con el dinero asignado para la prestación de ese servicio. «Si una persona tiene derecho a una estancia diurna de alzhéimer nosotros le reconocemos la ayuda y le damos el dinero para que la pague. Esta cantidad supone mucho más dinero que el destinado a la subvención directa a la asociación. Pagamos a la persona una media de 500 euros para que reciba ese servicio que tiene que ir destinado a pagar esa plaza», dice Marcos, «pero lo que no podemos hacer es financiar dos veces esa plaza de centro de día».

Conciertos. Otra salida que ofrece la administración a las asociaciones del alzhéimer es el concierto de las plazas de los centros de día, propuesta que no convence a la asociación de León. Su gerente, Flor Juan, sostiene que las plazas de los centros de día para personas con alzhéimer están contempladas en las tablas como para personas mayores, peor pagadas, y no como discapacitados, por lo que el dinero del concierto supone unos gastos para las familias que la asociación no quiere asumir, «el concierto sería por 22 euros al día y a nosotros nos cuesta la plaza 32 euros», afirma Flor Juan, pese a lo que asegura que mantienen conversaciones con la Junta para llegar a un acuerdo.

Milagros Marcos afirma que la plaza concertada supone un ingreso diez veces superior a lo que cobran las asociaciones en una subvención directa, «el sistema de gestión lo decide la asociación y cuando se conciertan las plazas hay más control por parte de la administración. La Asociación del Alzhéimer de León gestiona muy bien su trabajo, pero si se conciertan las plazas, ese servicio pasa a ser público y es la administración la que establece los criterios y los baremos para decidir quién entra y quién no».

El punto de desencuentro es la consideración de las plazas para los enfermos de alzhéimer como para mayores «las plazas para discapacitados están mejor pagadas», asegura Flor Juan.

La provincia de León tiene 527 plazas concertadas en centros de día para personas mayores y 213 para personas con discapacidad.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web