Imprimir

La mejora de los derechos de la mujer en Congo es lento por la tradición

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 432

lasprovincias

La activista congoleña de la ONG "Acción contra la impunidad" Nicole Odia, que opera en 15-03-2012e1ese país africano, ha explicado que la evolución en los derechos de las mujeres en su nación es "lento por el peso de la cultura y las tradiciones".

La abogada se encuentra de gira por España con Amnistía Internacional (AI) para dar a conocer las violaciones de derechos humanos de la mujer en Congo.

En declaraciones a EFE, Odia ha señalado que la vulneración de derechos humanos de las mujeres se da en todos los países porque es "un problema generalizado" aunque en el caso de su país natal son sometidas a una violencia física, doméstica, verbal y sexual.

Alrededor de 15.000 congoleñas han sido víctimas de violencia sexual desde el inicio del conflicto armado en 1994 y hasta 2010, unas cifras que sin embargo "han ido descendiendo en los últimos años en zonas donde el conflicto armado es más intenso".

En otro tipo de violencia sobre la mujer, según Odia, no se conocen cifras aproximadas "porque muchas de ellas no lo denuncian".

Desde la ONG "Acción contra la impunidad", en la que Odia trabaja desde hace 18 años "por un interés especial en este tema", se pretende "sensibilizar a toda la población a la Justicia", además de llevar a cabo acciones de presión a las autoridades políticas y judiciales para que muestren su apoyo ante esta lucha a favor del reconocimiento de los derechos de las mujeres.

"Hace falta una sensibilización diaria para que la población cambie la mentalidad porque en el Congo la mujer está considerada en una manera secundaria respecto al hombre", ha añadido.

Esta sensibilización se centra en talleres de formación y campañas de información dedicadas exclusivamente a las mujeres ya que "son ellas las que se encargan de la educación de los hijos", ha manifestado.

Odia ha confesado que ha habido un cambio positivo en la situación de los derechos de las mujeres en su país gracias "a la evolución en el ámbito legal" y en el "movimiento de las mujeres".

Aún así, según Odia, en la práctica la evolución es más lenta por "el peso tan fuerte que tiene la cultura y las tradiciones en la República del Congo".

En este sentido, existe una clara diferencia entre las mujeres que viven en las grandes ciudades, "que son más conscientes de sus derechos y se encuentran más integradas", y las que habitan en el campo o los pueblos, "que se relacionan más en función de la cultura".

Asimismo ha asegurado que esta violación de los derechos de las mujeres tiene su origen no sólo en el conflicto armado sino "en la explotación ilegal de los recursos naturales en el Congo, de los que son beneficiarios las sociedades europeas, americanas y asiáticas".

Según Amnistía Internacional, un informe de Naciones Unidas publicado en 2010 señalaba que el sistema de Justicia congoleño no dispone de capacidad para hacer frente a los numerosos crímenes de derecho internacional registrados dentro de sus fronteras debido a las deficiencias estructurales, como la corrupción endémica, la injerencia de las autoridades políticas y militares o los muy limitados recursos con los que cuenta.

Asimismo, ha exigido que se dejen de utilizar los conflictos como coartada para no rendir cuentas por las violaciones de los derechos humanos de las mujeres y las niñas.

Los gobiernos deben asegurar a las víctimas el acceso a la verdad, la justicia y la reparación y, sobre todo, deben dejar de defraudarlas, llevando por fin ante la Justicia a quienes han cometido graves delitos contra ellas.

La abogada recorre estos días España junto a AI para dar a conocer las violaciones de derechos humanos de las mujeres que se cometen en su país.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web