Imprimir

Primer juicio en España por un caso de ablación del clítoris

on . . Visitas: 444

abc

10-11-2011La Audiencia de Teruel dictará la primera sentencia de España por un caso de ablación del clítoris en nuestro país. La vista oral se celebró ayer y la Fiscalía pide para los acusados —un matrimonio originario de Gambia— una pena de seis años de prisión, la mínima contemplada en el Código Penal por este tipo de prácticas. Han sido más los casos de ablación que han llegado a los tribunales españoles a lo largo de los años, pero hasta ahora ninguno había llegado a quedar visto para sentencia porque no habían pasado del trámite de instrucción judicial. Este que se juzgó ayer en Teruel, sí. Por ello es probable también que su sentencia marque jurisprudencia.

La Fiscalía considera a los padres culpables —cuando menos por consentimiento— de la mutilación genital de su hija cuando tenía menos de un año. Sin embargo, el abogado defensor solicita que sean absueltos, porque sostiene que la ablación se practicó en Gambia, no en España. Dilucidar esto es una de las claves para la sentencia.

La fiscal Carmen Modrejo afirmó ayer que «existen pruebas para considerar que la ablación se practicó en territorio español», porque fue detectada por médicos del Hospital de la localidad turolense de Alcañiz —donde reside esta familia— en la revisión de la pequeña cuando ésta tenía doce meses. Sin embargo, indicó que en la anterior revisión médica, con seis meses, «no se detectó ningún problema», lo que, según la tesis de la Fiscalía, indicaría que la ablación se le practicó cuando tenía entre seis y doce meses. Además, la fiscal subraya que «la niña entró en España el 4 de septiembre de 2009 y no ha vuelto a salir del país». Esta familia originaria de Gambia lleva cuatro años residiendo en Alcañiz.

Alegan motivos culturales

El abogado defensor incidió durante la vista oral en que la mutilación genital de la niña no tuvo lugar en España sino en Gambia. Sostuvo que fue practicada por los abuelos maternos a las pocas semanas de haber nacido la pequeña. Durante el juicio, el abogado preguntó al padre si este tipo de prácticas son habituales en Gambia por motivos culturales y religiosos, y si la norma general es que la ablación se efectúe «a la una o dos semanas», datos todos ellos que ratificó el progenitor. La madre, por su parte, optó por no declarar durante la vista oral que tuvo lugar ayer en la Audiencia de Teruel.

La pena de seis años de prisión que solicita la Fiscalía para cada uno de los progenitores de esta niña es la menor de las previstas en la legislación española por ablación del clítoris. La máxima que contempla el Código Penal puede llegar hasta los doce años de prisión. Además, el Ministerio Público no pide la retirada de la patria potestad, por entender probado «que la relación afectiva entre padres e hijos es buena».

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web