Imprimir

¿Me como al perro o lo paseo?

on . . Visitas: 575

ideal

16-05-2011Una mediática y espectacular operación de rescate de 520 perros que iban a ser cocinados en diferentes restaurantes de Pekín ha reabierto el debate sobre el consumo de su carne en China. Considerados hasta ahora un bocado exquisito, sobre todo en las zonas rurales y en la frontera con Corea del Norte, los canes han ganado en los últimos años popularidad como mascotas y animales de compañía entre la emergente clase media del gigante rojo. Así que ahora el dilema entre los chinos es: ¿comérselos o pasearlos?

La secuencia de la liberación canina, ocurrida hace escasas semanas, fue digna de una película de acción. Los miembros de la Asociación para el Bienestar de los Animales se organizaron a través de las redes sociales para interceptar un camión que transportaba al medio millar de ejemplares hacia su cruel destino y bloquearon durante 15 horas una concurrida autopista a las afueras de Pekín.

Una vez abiertas las puertas del vehículo, los perros salieron huyendo despavoridos, aunque no fueran conscientes de que estaban emprendiendo el camino de su salvación. «Esta acción ha sido una noticia positiva para que la gente empiece a apreciar a estos animales», señaló Yan Dong, director de la Red de Dueños de Perros.

Pero no en todo el país se mostraron tan entusiasmados con esta liberación. Entre los más críticos ha despuntado un internauta llamado Zhu Guangbing, quien ha anunciado que va a mostrarse tan «radical» como los ecologistas y a partir del 1 de junio matará un perro cada día «para protestar contra la hipocresía». La única manera de que no lleve a cabo esta protesta, advierte, es que quienes salvaron a los canes se disculpen por las molestias y los gastos ocasionados. Se queja de que los ecologistas malgasten el dinero en salvar animales en lugar de usarlo para ayudar a personas con problemas, ya que en el rescate de los 520 perros se pagaron 17.000 dólares al camionero que los transportaba.

El internauta asegura que ya ha contratado a un notario para que dé fe de su «matanza» a partir de junio, y aclara que los animales sacrificados procederán de granjas caninas, es decir, destinados al consumo humano. Aunque admite que su comportamiento es algo extremo, aduce que «el de los ecologistas en realidad lo fue más», ya que bloquearon la autopista y pusieron en peligro muchas vidas.

Debate abierto

Abierto ya el debate, cada cual arrima el ascua a su interés. «¿Por qué no va a poderse comer perro si habitualmente tomamos otros animales, como cerdo y cordero?», defiende una empleada del restaurante 'Carne sabrosa de la luz del Sol', uno de los más reputados de Cantón por ofrecer carnes exóticas. La empleada de este local defiende que la carne de perro es fuente de salud y aporta una serie de propiedades de las que el cuerpo humano puede beneficiarse. «Mejora la circulación de la sangre, cuida el estómago y es ideal para las mujeres embarazadas». Para los más tradicionalistas, además, el argumento de mayor peso es que en China, durante siglos, el perro ha sido un alimento más, y achacan la defensa de estos animales a la influencia occidental que pone en peligro las tradiciones orientales.

Mientras tanto, proliferan los grupos contrarios a esta práctica culinaria y cada vez se puede ver a más chinos, sobre todo en las zonas urbanas, paseando con sus mascotas por los parques.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web