Imprimir

El agua vuelve a sonar en el patio de los Leones de la Alhambra de Granada

on . . Visitas: 541

fuente_LeonesUn afortunado grupo de turistas presenció ayer una de las imágenes más esperadas en la Alhambra desde hace años: los leones restaurados en su patio. Pero había más: se puso en marcha, aún en fase de pruebas, el renovado circuito hidráulico. Poco después de las 11.00, un técnico dio el aviso desde el patio a un responsable del centro de control que activó el dispositivo. Los visitantes que a esa hora tenían su pase a los palacios y se toparon con el revuelo mediático -motivado también por la presencia del presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán- irrumpieron en aplausos al ver manar agua de la boca de los 12 leones. No era para menos: ha habido que esperar una década.

El pasado mes de diciembre el Patronato empezó a trasladar las esculturas restauradas al patio, pero es desde ayer cuando se puede ver de nuevo a los 12 animales sustentando la gran pila de forma dodecagonal, en cuyo borde el poeta Ibn Zamrak esculpió un poema. En 2002 se retiró el primer león (el número 4). En 2007 se retiraron los 11 restantes, cuya restauración en los talleres del Patronato ha deparado numerosas sorpresas. Los restauradores han podido eliminar gruesas costras calcáreas, detener la invasión de elementos biológicos y consolidar roturas de diverso origen.

Para acercarse a la fuente surtidor aún falta un último plazo, aunque lejos quedan esos años en los que principalmente los niños tenían una foto subidos a algún león. Cuando culmine la restauración no se podrán tocar, pero los turistas podrán acercarse. El suelo del patio está todavía levantado y se prevé que en primavera finalice el proceso. Para esa fecha estará recubierto de mármol de Macael (Almería), de donde procede el que usaron en el siglo XIV cuando esculpieron esta joya arquitectónica del arte nazarí, rara además por representar a seres vivos.

Para la puesta a punto del circuito hidráulico, que supone la tercera y última fase del proceso (tras restaurar los leones e, in situ, la taza), los técnicos han sustituido las canalizaciones precedentes de alimentación de agua de cada una de las ocho fuentes que hay en los palacios y han limpiado y adecuado los canales que discurren por la superficie.

El mármol blanco que ahora se contempla deja a la vista las singularidades de cada escultura. Diferentes pelajes, fauces con dentaduras afiladas y pliegues muy marcados. Cada rostro es distinto, como dejó claro el lifting al que se sometieron durante tres años. Desde 2010, las esculturas han estado expuestas en la cripta del palacio de Carlos V. Ahora los felinos mandados construir por el sultán Muhammad V en el siglo XIV vuelven a su emplazamiento original. La innovadora intervención ha costado dos millones de euros.

SERVIMEDIA.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web