Imprimir

El Niemeyer se asocia a la Fundación Rosellini y al Festival de Cannes

on . . Visitas: 772


«Espero que esto sólo sea el principio de una sociedad entre Italia y España a favor del cine mundial». Con estas palabras bendecía Francesco Gesualdi, presidente de la Fundación Rossellini de Roma, la retrospectiva sobre Carlo di Palma que albergará el Centro Niemeyer en 2011, presentada ayer en el festival de Cannes. Era toda una declaración de intenciones que instantes después confirmaba Natalio Grueso, director del Niemeyer, tras un emotivo acto en el Palais des Festivals de la ciudad francesa. «Lo más importante es que se trata de la primera gran cooperación internacional para que el centro sea un foco activo de producción del máximo nivel en materia de cine y con los mejores socios del mundo», aseguraba.

El objetivo es, en palabras de Grueso, ir cerrando colaboraciones de prestigio en todos los campos que tendrán cabida en el Niemeyer. «En música, trabajamos ya con el Carnegie Hall de Nueva York, en teatro, con el Old Vic de Londres, y en cine con Woody Allen, Cannes y la Fundación Rossellini», afirmó ayer. El objetivo es «llegar a que el centro cultural sea autosostenible, un centro de producción de excelencia de contenidos junto a los mejores socios del mundo y que puedan ser exportables».

Esa producción conjunta entre la Fundación Rossellini y el Centro Niemeyer incorporaría a dos 'socios' de honor, el ya mentado Woody Allen, uno de los asesores del futuro Film Center del Niemeyer, y el Festival de Cannes, cuya colaboración con Avilés no se ha limitado a poner sus instalaciones ayer para presentar la retrospectiva sobre Di Palma. «El hecho de que haya estado aquí Gilles Jacob, director del festival, es muy importante», añadió Grueso. Tanto que, aunque aún no se conocen los detalles, el Festival de Cannes y el Niemeyer seguirán colaborando en un futuro a corto plazo.

Las buenas relaciones entre las citadas instituciones quedaron patentes en el concurrido acto celebrado ayer en el Palais des Festivals. La primera intervención fue la del director del festival, Gilles Jacob, que se congratuló «de la colaboración con el Centro Niemeyer» y tuvo unas emotivas palabras de recuerdo de la trayectoria de Di Palma en Cannes, a quien calificó como «el más grande director de fotografía del siglo pasado». Pero también recordó su relación de amistad con el fallecido cineasta italiano, algo que condicionó la intervención posterior de su viuda, Adriana Chiesa.

Tras una referencia a que «Carlo adoraba Cannes», Chiesa, vicepresidenta de la Academia del Cine Europeo, habló de su pasión por el cine y por la fotografía. Pronto le embargó la emoción y las lágrimas no le dejaron seguir, aunque un aplauso espontáneo de las personas que llenaban la sala le animó a continuar. Y lo hizo para dar las gracias «al Centro Niemeyer, a Natalio Grueso y al 'ministro de Cultura de Avilés'», confusión ésta que causó la sonrisa general entre los españoles presentes.

Fue precisamente Román Antonio Álvarez, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Avilés, quien cerró el acto en inglés para expresar su «honor por estar aquí» y dar una breve explicación a los presentes de «la transformación de Avilés y su apuesta por la cultura».

Muestra y documental

La retrospectiva sobre Carlo di Palma se celebrará en el Centro Niemeyer en 2011, aunque, tal y como explicó ayer Natalio Grueso, no será la exposición inaugural del centro cultural, que no albergará colecciones permanentes, sino grandes muestras temáticas, «unas cuatro o cinco al año».

En el caso de Di Palma, ayer también se presentó en Cannes el catálogo de la exposición de fotografías, titulada 'Los colores de mi vida', que forma parte de la retrospectiva y se anunció que también está prevista la producción de un documental sobre la vida del director de fotografía italiano. La muestra de imágenes es un recorrido por la trayectoria profesional y personal de Di Palma. Se trata de una selección de más de un centenar de fotografías que hace repaso de las numerosas historias personales surgidas en los rodajes de las películas.

El catálogo también reserva un espacio para el Centro Niemeyer, ya que en sus páginas centrales se reproduce una maqueta del equipamiento cultural diseñado por el arquitecto brasileño Óscar Niemeyer, y se detalla el espacio del futuro auditorio que albergará la exposición de fotografías.

El proyecto de homenaje al cineasta italiano se completa con una retrospectiva de más de cuarenta películas, entre ellas algunas de directores del prestigio de Antonioni, Monicelli, Rosellini, Scola, Vittorio de Sica o Bernardo Bertolucci, además de algunas deWoody Allen, de quien Di Palma era su director de fotografía 'de cabecera'.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web