Imprimir

Kenia cree que las dos cooperantes españolas secuestradas siguen en el país

on . . Visitas: 341

elmundo

16-10-2011La ONG de ayuda humanitaria Médicos sin Fronteras (MSF) ha revelado esta tarde en Madrid que la segunda cooperante española secuestrada ayer junto a la catalana Montserrat Serra i Ridao en el campo de refugiados de Dadaab (Kenia) es Blanca Thiebaut, natural de Madrid y de 30 años de edad.

"Ambas tenían muy buena salud", ha revelado el presidente de Médicos Sin Fronteras España, Juan Antonio Bastos, quien ha subrayado que Serra llevaba un mes en el campamento de Dadaab y Thiebaut "un poco más", informa Servimedia. La familia de esta última cooperante ha expresado su deseo de mantenerse al margen del revuelo mediático y ha declinado ofrecer información sobre ella.

En la comparencia pública, MSF ha difundido también la identidad del conductor keniano que ayer resultó herido en el tiroteo. Se trata de Mohamed Hassan Borle, de 31 años, que fue hospitalizado tras el incidente pero que se encuentra fuera de peligro.

"Estamos en contacto con la familia de nuestras compañeras y con todas las autoridades pertinentes desde el primer momento. Estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos para lograr su vuelta sanas y salvas y cuanto antes", ha declarado Bastos. La ONG no ha podido establecer contacto con las trabajadoras secuestradas y desconoce la autoría del ataque, así como el estado de salud de las cooperantes.

MSF ha pedido "prudencia y discrección" en relación a la gestión de la crisis. "La publicidad no ayuda a resolver el problema", ha apuntado la organización, que no va a hacer ningún comentario sobre posibles rumores en las próximas fechas.

Tras el ataque, todos los trabajadores de la organización que se encontraban en la zona se han trasladado a Nairobi, la capital de Kenia, para analizar la situación y ver cuándo reanudar las actividades, ha detallado Bastos. MSF tiene en el Dadaab a 49 trabajadores internacionales, de los que cinco son españoles, y 343 locales.

En el campo de Ifo, uno de los tres que componen Dadaab y donde ocurrió el incidente, la organización tiene 8 cooperantes internacionales y 60 trabajadores locales.

No han cruzado la frontera

Por su parte, la Policía de Kenia cree que las dos cooperantes españolas secuestradas el jueves en el campo keniano de refugiados de Dadaab no han sido trasladadas a la vecina Somalia. sino que permanecen en el país, ha informado el portavoz policial, Charles Owino.

"Ayer llovía mucho. Incluso los vehículos que utilizaron se quedaron atrapados en el barro. Hemos cerrado todas las rutas que llevan a Somalia. Hemos desplegado un contingente de militares y policías, así como de especialistas paramilitares bien entrenados para misiones de rescate", ha apuntado Owino.

Tenemos "grandes sospechas" de que las dos mujeres secuestradas en Dadaab, considerado el mayor campamento de refugiados del mundo, "no han cruzado la frontera" con Somalia, ha insistido.

En la misma línea, el Gobierno keniano ha asegurado en un comunicado que "las Fuerzas de Seguridad de Kenia están siguiendo a los secuestradores" y que la Policía había encontrado el vehículo usado por los asaltantes a unos 40 kilómetros del lugar del secuestro.

"El vehículo quedó atascado en el barro provocado por las lluvias. La Policía cree que los bandidos no han ido muy lejos", se afirma en el texto, firmado por el portavoz gubernamental, Alfred Mutua.

Aunque no existe ninguna prueba concluyente, Owino ha indicado que, por la forma de actuar, las especulaciones apuntan a la milicia fundamentalista islámica somalí Al Shabab, vinculada con la red terrorista internacional Al Qaeda.

"Si examinamos la forma de operar y la situación en Somalia, vemos que Mogadiscio está ahora en manos de las tropas de la Misión de la Unión Africana en Somalia. Eso da a entender que Al Shabab puede estar buscando dinero por medio de procedimientos baratos", ha afirmado Mutua.

A este respecto, ha subrayado, asimismo, que su departamento usará "todos los medios posibles" para rescatar a las españolas, "incluso ir a Somalia para traer a esas personas vivas, en caso de que crucen la frontera".

En el mismo sentido se ha pronunciado Antonio Guterres, máximo responsable del Alto Comisariado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), quien ha anunciado que la Policía local se ha comprometido a desplegar 100 agentes más en Dadaab.

"Le he dicho al Gobierno que ACNUR está preparada para costear todas las medidas de seguridad adicionales que se tomen en el futuro próximo", ha revelado Guterres en un comunicado interno de esta agencia de la ONU.

El responsable ha añadido que "se está negociando un paquete de mejora de seguridad", ya que no se van a "escatimar esfuerzos para mejorar la seguridad" del personal que trabaja en el terreno.

Escolta obligatoria

De acuerdo con Guterres, el Equipo de Gestión de Seguridad de la zona había decidido una serie de medidas inmediatas, entre las que se incluyen la cancelación de "las operaciones que no sean vitales en todos los campamentos".

Esta medida, que se prolongará "durante los próximos días", se une a la obligatoriedad de desplazarse con escolta armada (hasta ahora opcional) "en todas las áreas del campamento".

"Las agencias están organizando misiones conjuntas para maximizar los recursos. Se está organizando una reunión con representantes de los refugiados, líderes de cada campamento y la comunidad anfitriona para comunicarles los servicios limitados y hablar sobre medidas para mejorar la seguridad", ha expuesto Guterres.

Varios cooperantes que trabajan en Dadaab han asegurado que, a pesar de la paralización de buena parte del personal de ayuda humanitaria que suponen estas directrices de la ONU "los refugiados están bien".

Colaboración permanente

La ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, se ha reunido con miembros de la dirección de Médicos Sin Fronteras para intercambiar información y establecer una "colaboración permanente" destinada a lograr la liberación de las dos cooperantes secuestradas en Kenia.

Jiménez ha puesto al tanto a la delegación de MSF de las gestiones que su departamento y la embajada de España en Kenia están haciendo con la "máxima discreción" con el fin de "asegurar la integridad física" de las dos ciudadanas españolas, según ha informado Exteriores en un comunicado.

La ministra ha subrayado que se están haciendo "todas las acciones necesarias" para que las dos trabajadoras de MSF sean puestas en libertad sanas y salvas. El Ministerio de Asuntos Exteriores español está en "permanente contacto" con las familias de las secuestradas, según la nota.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web