Imprimir

Faltan cerca de 1.000 millones de euros para combatir la hambruna

on . . Visitas: 603

elmundo

29-07-2011bisLa ONU ha anunciado que ha revisado al alza sus cálculos de las necesidades humanas en la región del 'Cuerno de África' y que todavía requiere 1.400 de dólares adicionales para asistir a los 12,4 millones de personas amenazadas por la hambruna.

Las víctimas de la sequía en esa región africana se concentran en Somalia, pero también hay varios cientos de miles que sufren sus consecuencias en Kenia, Etiopía y Yibuti.

Los 1.400 millones (cerca de 1.000 millones de euros) requeridos comprenden las necesidades financieras de todas las agencias humanitarias de la ONU y de las ONG con las que colabora en el terreno.

El nuevo importe que la ONU pide a la comunidad internacional eleva a 2.400 millones de dólares (alrededor de 2.000 millones de euros) las necesidades financieras totales ligadas a la sequía más grave de la región en 60 años.

En una rueda de prensa, la portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Emilia Casella, dijo que esta mañana llegó a Mogadiscio un segundo avión con víveres y alimentos terapéuticos reforzados con vitaminas y minerales, y que están destinados especialmente para los niños malnutridos.

La situación en Mogadiscio muy incierta tras la reanudación de los enfrentamientos entre fuerzas gubernamentales y la milicia islamista Al-Shabab.

Las primeras atacaron posiciones del grupo extremista, vinculado Al Qaeda, en la capital somalí.

Según Casella, "los enfrentamientos no han afectado por el momento" la "operación de distribución de alimentos", aunque reconoció que la situación es impredecible.

En representación del Alto Comisionado para los Refugidos (ACNUR), Fatoumata Lejeune-Kaba denunció que los combates del jueves tuvieron lugar en una zona comercial muy concurrida de la ciudad, lo que aumenta el riesgo para los residentes, así como para los 100.000 desplazados que han llegado en los últimos meses.

El ritmo de llegadas de refugiados somalíes que huyen a las vecinas Kenia y Etiopía ha disminuido ligeramente con 1.300 y 240 nuevas llegadas diarias, respectivamente, añadió.

No obstante, Lejeune-Kaba anticipó que esas cifras aumentarán de nuevo como consecuencia de los nuevos enfrentamientos armados.

De los testimonios que los colaboradores del ACNUR han recogido en los campamentos de refugiados se desprende claramente que la decisión final de huir es tomada en la mayoría de casos cuando el último animal de una familia muere, con lo que se extingue la posibilidad de tener algún ingreso o alimento.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) indicó que uno de sus equipos recorrió los 90 kilómetros que separan el poblado fronterizo de Liboi y el campamento de refugiados de Dabaab (noreste de Kenia) para evaluar la situación en esa área y fue testigo de las condiciones atroces en la que los somalíes realizan ese trayecto a pie.

"El equipo de la OIM ayudó a varios ancianos exhaustos, mujeres embarazadas y mujeres con niños pequeños, así como otros miembros de las familias, que estaban al lado de la ruta, incapaces de seguir su camino, a la espera de alguna ayuda bajo el sol inclemente del desierto", señala el informe de la organización.

Debido a la falta de agua y comida en la que los somalíes realizan esa caminata, suelen presentar deshidratación, infecciones respiratorias, diarrea y malnutrición.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web