Imprimir

El tortuoso camino de la ayuda de la ONU a Somalia

on . . Visitas: 512

elmundo

29-07-2011Una semana después de que la ONU declarase la hambruna en dos regiones del sur de Somalia, los aviones del Plan Mundial de Alimentos han logrado abrir un puente aéreo para llevar ayuda humanitaria desde Nairobi a Mogadiscio.

Pero la preciada carga de estos aviones, que supone la diferencia entre la vida y la muerte para miles de personas, lo tendrá muy difícil para llegar hasta la mayoría de la población más afectada, según afirma Médicos Sin Fronteras (MSF). El sur del país, especialmente las citadas dos regiones: Bakool y Bajo Shabelle, están bajo el control de la milicia integrista islámica Al Shabab, que ha vetado el acceso al territorio bajo su mando a las organizaciones humanitarias. Sólo Médicos Sin Fronteras, la Media Luna Roja y Acción contra el Hambre operan, con restricciones, en la zona.

"El envío de ayuda a Mogadiscio, especialmente los suplementos nutricionales, es bienvenido a la capital, que ha recibido un éxodo migratorio de más de 100.000 personas, empujadas por la violencia, el hambre y la sequía", pero no basta para resolver el problema, afirma Carlos Ugarte, responsable de Relaciones Externas de MSF, y jefe de misión durante tres años en Somalia.

Conocedor de la situación de este país que lleva 20 años en guerra, donde el Gobierno del Presidente Sharif Cheikh Ahmed, respaldado por la Comunidad Internacional y apoyado por la Unión Africana (Amisom) no controla la mayoría del territorio, Ugarte se pregunta ¿cómo va a llegar la ONU a una zona hostil donde su ayuda es considerada un apoyo político al Gobierno y es rechazada?

La clave está en negociar, algo que parece difícil en tanto que Al Shabab está incluida en la lista de organizaciones terroristas y se la considera el brazo de Al Qaeda en Somalia.

"Pero cuando se quiere de verdad resolver un problema, hay que negociar. "Nosotros hemos tenido que hablar con todos los actores para poder continuar en el país", insiste Ugarte.

En su opinión, la falta de decisión de la Comunidad Internacional a la hora de realizar una intervención política en este país africano ha provocado que, "20 años después de la denominada 'Operación Esperanza', para socorrer a miles de personas afectadas de malnutrición, la situación siga igual".

La falta de dominio gubernamental sobre gran parte del territorio no es baladí. Aunque el puerto y el aropuerto de Mogadiscio están bajo el control del Gobierno Provisional de Transición, gran parte de la capital está bajo mando de Al Shabab, lo que dificulta el transporte y la distribución de la ayuda.

Combates en Mogadiscio

Poco después de anunciarse la apertura del puente aéreo humanitario, se han registrado en la ciudad intensos combates que confirman las palabras de Médicos Sin Fronteras y que "afectarán a las organizaciones locales encargadas de la operación", tal y como ha declarado David Orr, portavoz del PMA en Mogadiscio.

El recrudecimiento de los ataques en la capital complicaría los intentos de las organizaciones que trabajan en Somalia y los esfuerzos de las agencias de la ONU y a otras ONG expulsadas a finales de 2009 para volver de nuevo a la zona islamista y asistir a las poblaciones en desamparo, ha dicho Orr.

La crisis de Somalia se ha convertido en un problema político también en países como Kenia, que acoge a más de 400.000 refugiados, que a medio plazo no tienen muchas posibilidades de volver a su país, y que han sido trasladados a un lugar lugares que no reúne las condicionesonnes mínimas necesarias, mientras un campo totalmente preparado desde noviembre, permanece cerrado.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web