Imprimir

La violencia de género se cobra cuatro vidas en lo que va de semana

on . . Visitas: 415

elpais

03-06-2011bisTodo apunta a un nuevo caso de violencia machista. Un matrimonio fue encontrado muerto el miércoles por la noche en Museros (Valencia) y según todos los indicios, el marido, de 79 años, habría matado con una navaja a su mujer, de 82, antes de suicidarse de un tiro en la cabeza con un viejo revólver. De confirmarse finalmente que este crimen es de género, se elevarían a cuatro las mujeres muertas en lo que va de semana.

Además, ayer se halló el cuerpo con signos de violencia de una mujer desparecida el lunes en la localidad almeriense de Fines. Su exmarido permanece detenido desde el martes. Ese mismo día, en Móstoles (Madrid), un hombre mató a su exmujer al día siguiente de que le hubiera denunciado. El miércoles, en Valdecuna (Asturias), otro hombre mató a su mujer, que no había presentado denuncia. En lo que va de año, 28 mujeres han muerto a manos de su pareja o expareja.

Los cadáveres del matrimonio de Museros fueron descubiertos por la asistenta, a quien el hombre advirtió previamente por teléfono de que fuera al domicilio acompañada de su marido porque se iba a encontrar una "sorpresa", según afirmaron vecinos de la pareja.

La Delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Ana Botella, confirmó la llamada del supuesto homicida a la empleada y aseguró que antes de quitarse la vida, el hombre, Ramón G., se preocupó de dejar "ordenadas" distintas cuestiones económicas. Según los primeros pasos de la investigación de la Guardia Civil, el marido había pagado por adelantado a su asistenta, había saldado sus deudas y había hecho testamento. Todo ello refuerza la tesis del homicidio y suicidio, pero aún no puede darse por segura, según fuentes conocedoras del caso. Queda abierta la cuestión de por qué Ramón G. habría utilizado una navaja para matar a su esposa y se habría quitado la vida con un arma de fuego. El hombre carecía de licencia de armas.

No existían denuncias ni antecedentes judiciales ni policiales por malos tratos, indicó Botella. Sin embargo, algunas vecinas afirmaron que la mujer vivía amenazada por su marido, quien en varias ocasiones habría anunciado su intención de matarla "con un cuchillo", informa Efe. El hombre, añadieron, estaba perdiendo la vista a causa de la diabetes y acusaba a su esposa y a su cuñada de estar envenenándolo.

El suceso sacudió el municipio de Museros (algo menos de 6.000 habitantes), y un centenar de personas se congregó frente al Ayuntamiento para expresar su rechazo a lo ocurrido. El alcalde, José María Aznar, del PP, explicó que Ramón G. era natural de Museros, que el matrimonio vivió una temporada en Francia donde fueron buscando empleo y que hace 20 años regresaron al pueblo. "Habrá que hacer algo", dijo Aznar, convencido de que "la violencia de género ya no se puede aguantar".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web