Imprimir

Intermón Oxfam alerta de la explosión del hambre por un sistema alimentario fallido y el efecto del cambio climático. Informe

on . . Visitas: 566

cultivarunfuturomejor

Un sistema alimentario mundial en crisis y los efectos del cambio climático están echando por tierra décadas de avance en la lucha contra el hambre, según se desprende de un nuevo informe hecho público hoy por Oxfam, Intermón Oxfam en España. La escalada del precio de los alimentos y las crisis alimentarias que se suceden constantemente en diferentes regiones del mundo arrastrarán al hambre a millones de personas más en los próximos años, a no ser que transformemos la manera como producimos y compartimos los alimentos.

El nuevo informe "Cultivar un futuro mejor" identifica los síntomas del sistema alimentario defectuoso: crece la población que sufre hambre, no aumenta el rendimiento de las cosechas, hay una lucha por la tierra fértil y el agua, y en los próximos años seguirán al alza los precios de los alimentos. El informe advierte de que hemos entrado en una nueva era de crisis donde el agotamiento de los recursos naturales de la tierra y los impactos del cambio climático, que crecen en número y en intensidad, arrastrarán a más millones de personas al hambre.

Pero hay más: el precio de los alimentos básicos como el maíz, ya hoy en su punto más alto, aumentará más del doble en los próximos 20 años. La mitad de este aumento se deberá al cambio climático. Los más afectados serán las personas más pobres del planeta, que gastan hasta el 80% de sus ingresos en comida.

Mira el vídeo en el que se recogen los testimonios de campesinas de Guatemala:

 

Ocho millones de personas, la gran mayoría mujeres y niños, se enfrentan a la escasez crónica de alimentos en el Este de África. El aumento de las crisis regionales y locales podría significar que las peticiones de ayuda alimentaria en los próximos 10 años se multiplicaran por dos.

Hacia el año 2050 la demanda de alimentos se incrementará en un 70%, y sin embargo la capacidad para incrementar la producción de alimentos está en descenso. La tasa de crecimiento promedio en el rendimiento de las cosechas se ha reducido a casi la mitad desde 1990 y está previsto que se reduzca a menos del uno por ciento en la próxima década.

Oxfam lanza hoy una nueva campaña mundial donde aboga por un mundo donde todo el mundo tenga suficiente para comer hoy y siempre. CRECE, la campaña de Oxfam, pondrá al descubierto aquellos gobiernos cuyas políticas equivocadas están sosteniendo este sistema alimentario roto y también pondrá al descubierto el poderoso y pequeño grupo, entre 300 y 500 compañías, que se benefician de la situación y hacen presión política para mantener el status quo. Por ejemplo:

Comercializadores: Cuatro compañías controlan la comercialización de la mayoría de los alimentos en el mundo. Tres de estas compañías, Archer Daniels Midland, Bunge y Cargill, controlan aproximadamente el 90 por ciento del comercio mundial de grano. Sus actividades contribuyen a la volatilidad de los precios de los alimentos y eso los beneficia. Durante el primer trimestre del 2008, en el apogeo de una crisis global de precios de alimentos, las ganancias de Cargill aumentaron en un 86 por ciento y la compañía va ahora camino de conseguir su año más rentable en base a las futuras interrupciones en el suministro mundial de alimentos.

India y Guatemala

Guatemala: es el caso paradigmático de la desigualdad aplicada al sistema alimentario. Mientras que uno de cada dos niños menores de cinco años sufre desnutrición crónica, cifra que se eleva al 70% entre los niños y niñas indígenas, el 80% de la tierra productiva está en manos del 8% de la población. Una élite minúscula que se enriquece con cultivos para la exportación mientras que los niños no tienen acceso a alimento suficiente y de calidad. En el otro extremo, el 5,6% de los niños sufren obesidad, la mayor parte de ellos concentrados en la ciudad.

India: A pesar de duplicar el tamaño de su economía entre 1990 y 2005, el número de gente hambrienta en la India se incrementó a 65 millones (más de la población de Francia) porque su desarrollo económico excluyó la pobreza rural y los esquemas de protección social fallaron en la tarea de protegerlos. Hoy en día, una de cada cuatro personas hambrientas en el mundo vive en la India.

Estados Unidos: Las políticas de biocombustibles en EE.UU. hacen que en 2010 casi el 40 por ciento de la producción de maíz de EEUU fuera a parar a los motores en lugar de a los estómagos. El grano necesario para llenar el tanque de gasolina de un todoterreno con biocombustibles es suficiente para alimentar una persona durante un año.

Oxfam ha dado respuesta a las crisis de alimentos en los últimos 70 años. Ahora está haciendo un llamamiento a los gobiernos, especialmente al G20, para liderar la transformación hacia un sistema alimentario más justo y más sostenible a través de la inversión en agricultura, la valoración de los recursos naturales del mundo, una mejor gestión del sistema alimentario y pidiendo igualdad para las mujeres, que producen la mayor parte de los alimentos en el mundo. Asimismo también pide al sector privado que cambie el modelo de negocios hacia uno donde las ganancias no se consiguen a expensas de los productores pobres, de los consumidores y del medio ambiente.

Si quieres, puedes descargarte el informe aquí

 

Informe de Intermón Oxfam

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web