Imprimir

Alianza médica lucha contra la corrupción

on . . Visitas: 479

(IPS)

medico"Siempre vinculé la corrupción con la política y los negocios", señaló el zambiano Chalwe Kabwesha, de 68 años. "Pero me preocupé cuando por ese problema no pude acceder a antrirretrovirales ni a medicamentos contra la tuberculosis", añadió.

Kabwesha es un funcionario jubilado que trabajó la mayor parte de su vida en Lusaka y después se fue a su aldea natal en el norte de Zambia. Ahora no sabe si dedicarse a pelear por su jubilación en la capital o buscar los fármacos que le prolongarán la vida, pues es portador del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida).

Como él, muchos zambianos pobres padecen las consecuencias de la corrupción generalizada que les impide satisfacer sus necesidades médicas básicas.

Los esfuerzos de muchas organizaciones como el capítulo de Zambia de Transparencia Internacional y Medicines Transparency Alliance para combatir la corrupción dan esperanzas a Kabwesha y a millones de personas que están en su misma situación.

Con apoyo de la agencia británica para el desarrollo, DFiD, las organizaciones internacionales dirigen desde 2008 un proyecto para aumentar el acceso a medicamentos esenciales a personas de bajos ingresos. En especial pretenden mejorar la selección, adquisición, venta y distribución de fármacos en este país.

La tarea contempla sectores clave como el gobierno, la industria farmacéutica, la sociedad civil y los donantes.

"Tuvimos un diálogo constructivo con todos los sectores involucrados y los medios de comunicación sobre el tema corrupción", señaló Goodwell Lungu, director ejecutivo de Transparencia Internacional en Zambia. "Fue muy importante para intercambiar experiencias prácticas sobre cómo combatir el problema. Todos debemos estar más vigilantes y no tolerarlo", añadió.

El proyecto permitió que los actores adoptaran los principios internacionales de la Alianza, que Zambia suscribió a través del Ministerio de Salud.

Este país reconoció que "la buena salud es fundamental para la dignidad humana y el desarrollo social y económico", y también que "la ineficiencia en la adquisición, la distribución y el suministro de medicamentos, sumados a la falta de regulación, atentan contra la oferta de fármacos de buena calidad y contra su disponibilidad, en especial para las personas más pobres".

Pero la situación en el terreno es preocupante.

La prensa está plagada de casos de violación a los principios de la Alianza de actores de la salud pública y privada. Es irónico es que el mayor infractor sea el propio Ministerio de Salud.

La secretaría tiene fama de Ministerio de Bienestar por la cantidad de escándalos económicos, entre otros, que han involucrado a varios funcionarios, ahora procesados.

El Global Fund debió suspender en diciembre la asistencia a Zambia tras un escándalo multimillonario que involucró al Ministerio de Salud y a la Red de Asistencia Nacional, organismo receptor de la ayuda.

Muchos incidentes recuerdan que no se ha ganado la lucha contra el robo y la mala gestión general de recursos en el sector. El año pasado se incendió un almacén de una clínica rural con antirretrovirales y otros fármacos importantes en circunstancias no aclaradas.

Numerosos observadores reconocen los logros de Zambia para que las personas de menos recursos reciban el tratamiento necesario, pero creen que se deben tomar más medidas urgentes para frenar la corrupción.

La Asociación Médica de Zambia considera que hay que implementar mecanismos para terminar con la excesiva dependencia de Zambia de los donantes para mantener sus programas contra el VIH/sida.

Este país necesita un presupuesto específico contra la tuberculosis y el VIH/sida, señaló el portavoz de la Asociación Médica, Robert Zulu, así como un fondo nacional para antirretrovirales.

"Qué pasará cuándo no haya fondos de los donantes", preguntó. "Queremos que los pacientes se sientan seguros sobre la disponibilidad de medicamentos en cualquier momento y en cualquier lugar del país", apuntó.

Transparencia Internacional cree que el sistema de salud sólo mejorará con la participación de la ciudadanía.

Hay una luz de esperanza, pese a todos los problemas.

El Global Fund anunció que reforzó su capacidad para prevenir y detectar el fraude y el mal uso de fármacos en los países beneficiarios. Las medidas rigurosas comprenden la designación de un panel de especialistas internacionales para revisar regularmente el sistema, asegurar controles más estrictos y supervisar sus mecanismos de financiación.

El portavoz del Ministerio de Salud, Kamoto Mbewe, anunció la iniciativa del gobierno de ordenar medicamentos esenciales por un valor de seis millones de dólares, que ya comenzaron a llegar al país.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web