Imprimir

La Junta de Castilla y León colaborará con 200.000 euros con la reconstrucción en Haití

on . . Visitas: 561


La Junta de Castilla y León colaborará con 200.000 euros para la reconstrucción de un internado y la escuela de Educación Secundaria Don Bosco de Haití, que resultaron dañadas por el terremoto que sufrió el país en el mes de enero. Esta ayuda es fruto del acuerdo firmado esta mañana en Valladolid por el consejero de Interior y Justicia, Alfonso Fernández Mañueco, el presidente de la Fundación Salesiana Jóvenes y Desarrollo, Isaac Díez.

El primer convenio lo rubricó Fernández Mañueco con la Fundación Jóvenes y Desarrollo para la reconstrucción del citado internado y la escuela. El presidente de esta Fundación, Isaac Díez, mostró su intención de hacer realidad “un gran centro educativo donde se encuentre la Escuela de Primaria, otra Secundaria, un centro de Formación Profesional y un centro formación agrícola y dos internados”.

Además el centro contara con un huerto, ya que uno de los problemas más graves es la seguridad alimentaría, que servirá para producir, financiar y comercializar algunos productos. Los beneficiarios directos serán 200 jóvenes de entre 12 y 20 años de la comunidad haitiana de Gressier.

Estos jóvenes provienen de entornos de extrema pobreza o viven en la calle en situaciones de alto riesgo. La problemática general que padece este último grupo es que los menores se encuentran desligados de los vínculos familiares y están abocados diariamente a la búsqueda de recursos económicos rápidos y fáciles. Por otra parte, los 50 jóvenes que ocuparán las plazas del internado son originarios de otras localidades del país donde no tienen la oportunidad de estudiar Secundaria.

El segundo de los convenios, que se firmó con la delegada de África Médicos del Mundo, Felicitas Ibáñez, hará realidad un proyecto de acción humanitaria en cuatro campamentos en los que residen más de 600 familias damnificadas. La delegada de África de Médicos del Mundo relató la situación de pobreza que sufre el país antes del daño, “la gente apenas tenía para comer y educarse y el hecho que se produzca una catástrofe como esta el impacto es terrible”.

Desde Médicos del Mundo realizaron un llamamiento a los donantes, empresas particulares, ciudadanos e instituciones públicas por su apoyo, “pero lo que viene después como la educación, la rehabilitación, la reconstrucción, el trabajar con la gente es un proceso que dura años y este tipo de situaciones se olvidan ya que el mundo occidental esta focalizado en la crisis” comentó la delegada.

Campamentos

Al margen de la reconstrucción del Centro Don Bosco, la Junta promoverá en Haití otra acción humanitaria en cuatro campamentos de damnificados en la comuna de Delmas (Puerto Príncipe), gracias a las aportaciones recibidas al Fondo de Ayuda Humanitaria, Emergencia y Reconstrucción de Haití, por más de una docena de ayuntamientos de Castilla y León y a otras donaciones particulares, como la de los trabajadores de La Gaceta de Salamanca, (40.000 euros). Entre estas aportaciones destacan la de la Diputación de Valladolid (15.000 euros) y la del Ayuntamiento de Miranda de Ebro (20.000 euros).

Todas esta aportaciones, a excepción de la Diputación de Valladolid que se destinó a un proyecto de emergencia de la Cruz Roja Española de Castilla y León, se une una nueva subvención directa de la Junta de Castilla y León de unos 88.000 euros que, en colaboración con la ONG ‘Médicos del Mundo’, permitirá la rehabilitación en el ámbito psicosocial y de salud mental de la población de estos cuatro campamentos en una de las zonas más afectadas por el terremoto para las que se adquirirán sistemas de potabilización de agua, de iluminación interna y externa, equipamiento mobiliario, letrinas y tiendas.

En cada uno de los campamentos se agrupan alrededor de 150 familias, por lo que esta acción paliará las carencias actuales demás de 600 familias cuyas casa fueron derribadas total o parcialmente por el terremoto haciéndolas inhabitables. Los supervivientes no tienen cubiertas sus necesidades básicas, ni los servicios alimentarios, ni los servicios sanitarios, educativos y sociales. La mayoría de los menores no están escolarizados y, además, aún pervive el sufrimiento emocional a consecuencia de las pérdidas sufridas en la catástrofe sin que exista una red pública de atención de salud mental.

Este proyecto, con un plazo de ejecución de 12 meses, reestructurará las redes sociales de apoyo familiar y comunitario de los cuatro campamentos y fortalecerá las estructuras locales de apoyo psicosocial mediante el refuerzo a los grupos de intervención para el trabajo en aspectos educativos, de salud, atención psicológica y psicosocial así como grupos sociales para las actividades recreativas, deportivas, culturales y religiosas.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web