Imprimir

Somalia pierde al año 95 millones de dólares por la pesca ilegal en su costa

on . . Visitas: 693


Solo 30.000 personas, de una población de ocho millones, pueden vivir directamente de la actividad extractiva

La ONU urge a instaurar un sistema de licencias de faena y un área económica exclusiva para provecho del país

Los cabecillas piratas, que han tomado las aguas del Índico y movilizado a los ejércitos de los países desarrollados para proteger a sus flotas, lo repiten como un mantra: los buques industriales de pesca están esquilmando sus costas y ellos solo han sacado los esquifes para blindarlas.

Y, aunque no avala ni de lejos las formas, la ONU sí les da la razón en el fondo. En un documento de debate de cara a la conferencia internacional sobre la situación del país africano y las recetas para su estabilización, los expertos de Naciones Unidas estiman que cada año el Estado somalí deja de ingresar 95 millones de dólares, solo en impuestos, por la sangría de la pesca ilegal, especialmente grave en el caso del oro del Índico: el atún. Un dato especialmente relevante si se tiene en cuenta que el 73% de los ocho millones de somalíes viven con menos de dos dólares al día.

En un país sin un marco legal para la actividad pesquera, sin licencias de actividad ni una zona de pesca exclusiva, ni tampoco las infraestructuras para desarrollar la industrial local del mar, tan solo 30.000 personas (un 0,4% del total) viven hoy en día de la pesca. El doble, unas 60.000, tienen en el mar una fuente de ingresos complementarios.

Con el fin de dar un giro de 180 grados a esta situación, el panel de Naciones Unidas establece varias líneas de acción para desarrollar «el gran potencial del sector pesquero somalí para contribuir al desarrollo económico, a la seguridad alimentaria, las exportaciones y la creación de empleo». Para ello, proponen un plan de acción que pasa por la instauración de un sistema de licencias de pesca, que ya estuvo vigente en el pasado, que permitirá controlar el estado de las pesquerías y los impuestos a las exportaciones.

También propugnan el desarrollo de una flota de bajura local, que permitirá crear empleo y aumentar el consumo de pescado entre la población (una de las tasas más bajas de África). Para ello será necesario implementar una red de infraestructuras básicas en las zonas costeras, especialmente en cuanto a lonjas y puertos y un servicio de inspección pesquera.

Pero, sin duda, el punto clave pasaría por la instauración de una zona exclusiva de pesca, que permitiría que el Estado somalía sacase provecho «de uno de los caladeros más ricos» del mundo. Con estas medidas, se «aliviaría la pobreza, se crearía empleo y se reduciría la piratería». Y es que «al no ser percibida [por los locales] como lucrativa, la pesca se convierte en una actividad de menos riesgo y más aceptable socialmente», aclaran los expertos de la ONU.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web