Imprimir

Juantxo Domínguez pasa un mes en Haití prestando ayuda humanitaria

on . . Visitas: 459

22042010im3
El concejal socialista califica de «dura» la experiencia vivida con los damnificados del terremoto

«Muy impactado». Así asegura sentirse el concejal socialista Juantxo Domínguez tras la «dura» experiencia que ha vivido durante un mes de labor humanitaria en Haití y, en especial, por la situación de los niños que llegaban «muy quemados, no por el terremoto», sino porque al no existir alumbrado en las calles, los chiquillos «o se les cae encima la comida o se caen sobre el carbón con el que se está cocinando». A su juicio, «esto fue lo más impactante».

Domínguez tomó la decisión de desplazarse al citado país, uno de los más pobres del continente americano, movido por las imágenes de desolación que se veían en la televisión tras el seísmo. Fue entonces cuando respondió al llamamiento realizado por el Colegio de Enfermería de Gipuzkoa y la ONG Haurralde.

Después de solicitar el pertinente permiso en su trabajo durante un mes y «renunciar a su sueldo», ha trabajado en el Hospital de La Comunidad haitiana del barrio Pétioville de la capital Puerto Príncipe. «Haití es un caos, pero predomina la solidaridad», ha asegurado a su regreso este enfermero de profesión que ha colaborado a paliar las deficiencias sanitarias del país caribeño.

El edil socialista ha indicado que ha realizado trabajos que corresponderían a médicos, como injertos y amputaciones, pero «las necesidades eran tan grandes que no nos hemos podido negar». «Hemos hecho absolutamente de todo, y para todo, pero era una cuestión de vida o muerte», ha asegurado.

«Traumatizados»

Según ha explicado, «en Puerto Príncipe había cerca de 1.200.000 habitantes de los que más de 350.000 han muerto. El resto -aproximadamente un millón-, y aunque se han instalado campamentos bastante bien acondicionados no quieren moverse. Están traumatizados y, además, es lo único que les queda, su lugar de origen, y por cierto, la tierra sigue temblando y ha habido nuevas sacudidas».

«Lo peor, -ha dicho-, es que en el otoño habrá, como siempre, huracanes e inundaciones, pero el país no está ahora para sufrirlas». Juantxo Domínguez ha lamentado que se necesitarán «25 ó 30 años» hasta que Haití se recupere del terremoto, cuyos efectos los ha comparado con la devastación que sufrieron algunas ciudades europeas durante la II Guerra Mundial. «Llega mucha ayuda, pero no hay infraestructura para llevarla rápidamente a su destino», ha manifestado. El antiguo orfanato de Leogane, destrozado por el terremoto, es otro de los puntos en los que trabajó Domínguez. «Al llegar allí por primera vez, nos encontramos con 60 niños que empezaron a abrazarnos. Tenían miedo y necesitaban cariño», ha confesado el concejal, quien espera volver el año que viene para seguir colaborando y ayudando a salir a este país caribeño del caos en el que se encuentra actualmente.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web