Imprimir

El vídeo de la muerte de un reportero en Irak arrasa en YouTube

on . . Visitas: 502


El vídeo que muestra cómo militares de EEUU matan a un fotógrafo de Reuters y a su asistente en Irak en 2007 ha recibido 3,6 millones de visitas en YouTube en dos días, después de que WikiLeaks lo hiciera público el pasado lunes a través de su página web.

En el vídeo, que ha ocupado un gran espacio informativo en medios internacionales, se puede observar -a través de la cámara de un helicóptero Apache- los movimientos de un grupo de personas y escuchar los comentarios que sobre éstas hacen los pilotos, que finalmente deciden disparar contra lo que pensaban que eran insurgentes armados. En el ataque, murieron 12 personas y resultaron heridos dos niños.

Además, según se refleja en el apartado de estadísticas de YouTube, el vídeo suma también más de 36.000 comentarios y 15.050 puntuaciones con una media de 4,5 puntos. Además, 11.500 usuarios lo han incluido en su lista de favoritos.

Por colectivo, el vídeo es más visto entre los hombres de 25 a 54 años, mientras que América, Europa y Oceanía son los continentes donde más se accede a este documento que filtró un mando militar a la WikiLeaks.

9.500 fans en FacebookLa organización también aprovecha las redes sociales para distribuir su información. A día de hoy, cuenta con una página en Facebook con cerca de 9.500 fans, mientras que en Twitter siguen sus informaciones unos 40.000 usuarios.

Precisamente, la publicación de un vídeo tan impactante ha provocado un importante interés por el nuevo modo de hacer periodismo que está llevando a cabo la ONG que se ofrece para publicar todas aquellas informaciones clasificadas, censuradas o restringidas sobre cuestiones de gran interés político o ético. En este sentido, la presitigiosa revista 'Foreign Policy' se pregunta en un artículo si "se trata del nuevo periodismo".

Según declaró recientemente a la BBC el editor de la página, Julian Assange, Wikileaks "es un servicio público internacional y su misión es permitir a periodistas e informantes poner a disposición del público materiales que han sido censurados".

El envío de información se puede realizar a través de la página web. En ella, la organización sin ánimo de lucro recuerda que no aceptará "rumores, opiniones, impresiones o material ya publicado". Así, si la información cumple los requisitos mínimos, será publicada y mantenida en la página. Además, WikiLeaks garantiza que la fuente se mantendrá en el anonimato en todo momento.

WikiLeaks se financia gracias a las aportacones de asociaciones de periodistas, grupos de comunicación, agencias de noticias u organizaciones de defensa de los derechos humanos. Entre ellos, destacan la Associated Press, The Hearst Corporation, Citizen Media Law Project (Harvard University) o la empresa editora del USA Today.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web