Imprimir

105 kilómetros de muertos

on . . Visitas: 472


Una ONG desvela el asesinato de 321 civiles en Congo a manos de guerrilleros ugandeses en diciembre

En agosto de 2006, Joseph Kony, el líder del movimiento rebelde ugandés Ejército de Resistencia del Señor (LRA, en inglés), ordenó un alto el fuego y se batió en retirada. Kony había fracasado en su sangrienta cruzada para llevar los 10 mandamientos de la Biblia a las leyes de Uganda, así que se instaló con su ejército de guerrilleros y niños soldado en las tierras cercanas, al noreste de la República Democrática de Congo y al sur de Sudán.

Ahora, Kony y su tropa son un problema en esa zona. Necesitan abastecerse y arramblan con lo que se encuentran. Sólo les bastaron cuatro días de diciembre para masacrar varias aldeas del área de Makombo, al noreste de la República de Congo, y dejar tras su paso 321 cadáveres. Los asesinatos ocurrieron entre los días 13 y 18 y los rebeldes ugandeses se llevaron a 250 personas secuestradas, según un informe de la ONG Human Rights Watch (HRW).

La investigación desvela en 67 páginas cómo los guerrilleros atacaron 10 pueblos y mataron a sus habitantes con machetes y garrotes después de atarlos. Entre los muertos hay al menos 13 mujeres y 23 niños, según la ONG.

"Mataban durante la marcha", declaró a la cadena BBC Jean-Claude Singbatile, uno de los jóvenes secuestrados para cargar con bolsas de sal durante varios días. "Quisieron matarme, pero el jefe les dijo que debían mantenerme con vida porque necesitaban soldados fuertes", relató Jean-Claude, de 17 años, que pudo escapar gracias a la ayuda de un guerrillero que era de su misma etnia. Otros testimonios confirman que los cadáveres de las víctimas fueron hallados a lo largo de los 105 kilómetros que separan Makombo y la aldea de Tapili.

Esas aldeas se encuentran en una zona inaccesible para los mil cascos azules de la ONU que se encuentran cerca de donde el LRA suele actuar. Tampoco hay cobertura para móviles, así que los testigos de los saqueos tienen que recorrer a veces unos 60 kilómetros en bicicleta para avisar a los militares de lo ocurrido. Naciones Unidas está considerando retirar parte de sus soldados en junio próximo.

"La población necesita más protección", exige HRW. "No es sólo un problema de cascos azules", señaló a la agencia Reuters un portavoz de la misión de la ONU en la zona. "Necesitamos más cooperación entre las tres naciones (Uganda, Sudán y República Democrática de Congo) para luchar contra el LRA", concluyó.

La masacre de Makombo ha sido la más dura desde que el LRA -que lleva 23 años aumentando su historial de violaciones y asesinatos- salió de Uganda. Según datos de la ONU, las fuerzas de Joseph Kony mataron a 1.200 personas en un periodo de 10 meses entre 2008 y 2009.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web