Imprimir

Haití: las familias muy pobres luchan contra la injusticia, pero esto se vuelve en su contra

on . . Visitas: 693

cuartomundo
A pesar de las tremendas dificultades para acceder a los dispositivos de ayuda organizados, las familias más pobres permanecen en pie. El equipo de vhaiticuartomundooluntarios, reforzado a partir del 3 febrero, continúa a su lado.

Una voluntaria remarca: “ahora todo el mundo está al corriente de la situación de los barrios a los que ninguna ayuda ha llegado. Pero las personas tienen miedo, hablan de la inseguridad que reina allí. Y es cierto que ésta existe en algunos momentos. Pero si todos nos movilizamos, podemos llegar hasta allí, a condición de no dejar que los más fuertes, que presionan para conseguir la comida, la roben sin que nadie diga nada. Es necesario creer que esto no es una fatalidad. Debemos estar todos tan convencidos como las familias para sobrevivir

Y continúa: “es impresionante ver cómo la gente se mantiene en pie. Quizás por eso la ayuda internacional toma su tiempo. A pesar de todas las dificultades, incluso las familias muy pobres encuentran pequeñas soluciones día tras día, como habitualmente. Dormir fuera, no tener electricidad, ir lejos a buscar el agua… Ya están acostumbradas. No es esto lo que puede abatirlas; lo que las puede abatir es ver la injusticia, que cuanto más luchan más se vuelve contra ellas. Como ellas se mantienen en pie y buscan cómo arreglárselas, se les dice que eso ralentiza la ayuda, que interfieren. Y la ayuda no llega hasta ellas. El país no puede morir porque las familias se mantienen en pie, pero una vez más son ellas quienes pagan el máximo precio”.

Reforzado desde el 3 febrero, nuestro equipo en Haití trabaja en tres direcciones:

  • La ayuda alimentaria: Se trata de conseguir que ésta llegue a los barrios más retirados donde viven las familias más pobres que conocemos. Gracias al consulado de Venezuela, se ha podido realizar una primera distribución. En asociación con la ONG Acción contra el hambre se va a desarrollar una acción nutricional para los niños de seis meses a cinco años. El equipo busca entre estos colaboradores a personas con las cuales sea posible respetar el orgullo de las familias y reflexionar sobre las humillaciones que pueden representar ciertas distribuciones de alimentos. Miembros del equipo acompañados de jóvenes han comenzado a realizar un censo para no olvidar a ningún niño, yendo a encontrarse con cada familia. Han logrado censar ya a más de 1000 niños y van a continuar.
  • La acción cultural con los niños: Una biblioteca de calle se ha puesto en marcha con los niños de un campo cercano al barrio donde vive el equipo, con la esperanza de que las familias que conocemos pueden encontrar allí una acogida. Pero hasta el momento éstas no han abandonado el barrio, al no querer perder las pocas seguridades que tienen ahora mismo: un lugar conocido, algunos vecinos con los pueden ayudarse mutuamente… En este campo donde la población se mezcla, los padres reaccionan con mucha intensidad a la llegada del equipo con los libros. Los niños acuden. Otra biblioteca de calle continúa en Lakou, al centro de la ciudad, en un centro que acoge a niños que viven en la calle.
  • La recuperación del centro de salud St-Michel, Animado por el Servicio Ecuménico de Ayuda Mutua, ONG haitiana creada en colaboración con el Movimiento hace ya varios años para que las familias de los barrios pudieran encontrar allí cuidados de salud gratuitos. A pesar de haber sufrido numerosos duelos, la destrucción de sus casas, el equipo de base continúa allí: los agentes de salud del barrio, las enfermeras, la trabajadora social, el médico…. Algunos miembros del equipo les apoyan para hacer frente a la sobrecarga de trabajo.

El equipo despliega una energía enorme para hacer conocer a las familias, el barrio, para ir al encuentro de otras ONG que tienen la misma sensibilidad: que nadie sea abandonado, construir relaciones, crear con otros la conciencia de que hace falta reflexionar y avanzar de manera más fina. El equipo se entrega con generosidad para compartir este conocimiento de los más pobres, para llevar a la gente a los barrios y para ir al encuentro de las familias, venciendo el miedo. Porque muchos de los que actúan no hacen la diferencia entre la falta de recursos de todas las víctimas y la miseria. Un voluntario hacer esta observación: “detrás de aquellos que se alojan en los campos y recogen sus posesiones en bolsas, a los que es necesario ayudar, no se imaginan que hay todavía otros que ni siquiera tienen nada que proteger… No se va más lejos porque no se ha aprendido a hacerlo. Lo que falta no es el conocimiento del país, es el conocimiento de los más pobres. Les falta, quizás, haberles encontrado en sus propios países”.

Para más información Movimiento Cuarto Mundo en Haití

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web