Imprimir

Todos al agua por Haití

on . . Visitas: 674

30-01-2010-ima4
El I Encuentro de Integración Acuática se saldó con éxito de público, de tiempos y de vivencias. Los nadadores del Club Natació Ibiza y de la Asociación de Deportistas Discapacitados de Ibiza y Formentera (Addif) compitieron mezclados para darle un buen remojón a las desigualdades y los prejuicios. Todos salieron contentos de la primera experiencia juntos, con la que quieren demostrar que el deporte no está hecho para dividir sino para unir, superar sus limitaciones y en esta ocasión, de paso, ayudar a Haití.

IBIZA | ALBERTO FERRER Que el deporte elimina barreras lo demuestra el hecho de que ayer, en la piscina de Can Misses, todo un campeón de Europa se podía dar un remojón sin caérsele los anillos con jóvenes nadadores que aún buscan despuntar en las categorías inferiores de este deporte. Se trataba de demostrar que un deporte puede servir para estar en forma, pero también para divertirse, integrarse y preocuparse por el equipo y los demás.
José Manuel Salazar, campeón continental de los 25 metros espalda del último Special Olympics de Natación Europeo celebrado en Palma, formó combinado con Adrià, Alba y Alejandro, mientras que Iván Aguado, quinto en los 25 metros libres de la misma competición, lideró en la segunda serie a Alejo, Maria Sena y Jordi Tur. La calle tres de esta segunda serie, la más competitiva de la tarde, estuvo formada por los relevistas Luis Giráldez, Arnold, Marta Manuel y Toni Tur. Los tiempos rondaron los 27 segundos por relevo, aunque el podio era lo de menos en esta ocasión.
En cada combinado se alternaron nadadores del Club Natació Ibiza con los integrantes del equipo de Addif, formado hace sólo algunos meses. Su entrenadora, Susana Sánchez, explica que en este tiempo ha formado un equipo muy competitivo integrado por 12 nadadores: «Se les conoce más fuera de la isla que aquí», lamenta Sánchez. No es para menos, porque en su primera salida a una prueba internacional, la disputada el pasado mes de octubre en Palma, sus pupilos volvieron con una buena colección de medallas con la que vacilar a sus compañeros de piscina, los del CNE.
Y es que unos y otros comparten horario de entrenamiento en las piscinas de Can Misses. A alguno de los entrenadores se le ocurrió que sería buena idea organizar una prueba con todos los deportistas juntos y el resto sucedió ayer. Un nadador de Addif se acercó con lágrimas en los ojos a abrazarse a su entrenadora: «Llora de contento», porque la experiencia de nadar y competir contra el reloj con otros nadadores sin discapacidad puede valer más que una medalla. Además, el chaval se acababa de salir en su serie.
Sánchez conoció a José Luís, monitor de Addif, hace un tiempo, y éste le explicó lo que hacía con los chicos y sus planes de formar un equipo. Ella, como entrenadora, se ofreció a ayudar «a cambio de nada» y se embarcó en una experiencia muy gratificante para todos los implicados: deportistas y entrenadora. La natación tiene beneficios de sobra conocidos, pero Sánchez asegura que este deporte posee cualidades adicionales para sus atletas especiales: «Promueve el compañerismo, les enseña disciplina, que de verdad necesitan, pero sobre todo les enseña a preocuparse por sus compañeros», explica.
Nadar con los demás, con las mismas metas, les supuso una doble recompensa: «Les encanta competir», asegura la entrenadora, pero además «se sienten normales, porque lo son, y se esfuerzan y luchan todos a una con otros deportistas».
María José García, del Club Natació Ibiza, explica que la piscina se partió por la mitad para delimitar tres calles en un lado, por las que compitieron los nadadores, y el resto se dejó sin marcar para las evoluciones de las chicas de natación sincronizada, encargadas de amenizar las pausas entre series a modo de cheerleaders acuáticas. «En total participan 70 nadadores», echó cuentas García. El acto fue posible gracias a la implicación de las obras sociales de Sa Nostra y La Caixa y la Asesoría Díaz Escriche.
A la entrada se colocó un tenderete con comida y los programas de la fiesta. «Pensábamos ponerlo todo gratis, pero después de lo sucedido en Haití decidimos fijar una cantidad simbólica para entregar la recaudación para la reconstrucción del país», explicó García.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web