Imprimir

Escollos a la integración

on . . Visitas: 387

africaÁfrica austral ha avanzado hacia la integración económica regional, pero muchos desafíos permanecen, según expertos en comercio.

No menos de 400 programas de integración regional fueron concretados en la Comunidad para el Desarrollo de África Austral (SADC), por un valor combinado de 8.000 millones de dólares.

Varios proyectos de infraestructura fueron completados, y diversos protocolos firmados. El Área de Libre Comercio de la SADC liberalizó 85 por ciento de sus aranceles internos, y el comercio dentro del grupo se duplicó entre 2000 y 2010.

Esas cifras fueron presentadas el 9 de este mes en la conferencia anual del Centro de Derecho Comercial de África Austral, reunión de alto perfil en Ciudad del Cabo entre expertos de comercio del continente.

Sin embargo, los desafíos permanecen en el bloque, paralizado por unas largas negociaciones y sus complicadas reglas comerciales.

"Todavía hay varios países, como Angola, la República Democrática del Congo, Madagascar y Seychelles, que no están participando por diversas razones", dijo Petros Shayanowako, investigador del Trades Centre, en Zimbabwe.

"Y después hay países como Malawi, Tanzania y Zimbabwe que han buscado postergar (la implementación de) los tratados de libre comercio principalmente para proteger sus mercados agrícolas", añadió.

Dentro de la SADC, la Unión Aduanera de África Austral (SACU), conformada por Sudáfrica, Botswana, Lesotho, Namibia y Swazilandia, es un núcleo relativamente desarrollado y próspero de en su mayoría países de altos y medianos ingresos.

Pero incluso ésta, la unión aduanera más antigua del mundo, afronta problemas fundamentales, señalaron investigadores.

"Hay una falta de políticas comunes de desarrollo industrial, y hay poco comercio dentro de la SACU", dijo Reginald Selelo, especialista en inversiones extranjeras directas para la oficina africana de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

La unión aduanera afronta en este momento varias críticas negociaciones.

Una de ellas es con la Unión Europea (UE) por los problemáticos Acuerdos de Asociación Económica (EPA), a la vez que se intenta desarrollar un tratado existente con la Asociación Europea de Comercio Libre, integrada por Liechtenstein, Islandia, Noruega y Suiza.

Se considera a la SACU el motor detrás de la prevista unión aduanera de la SADC y del Área de Libre Comercio Tripartita (TFTA, por sus siglas en inglés), que conecta a los respectivos tratados de libre comercio de la SADC, el Mercado Común para África Austral y Oriental (Comesa) y la Comunidad de África Oriental.

El TFTA, cuya primera fase deberá ser lanzada dentro de tres años, abarcará 27 países y a cerca de 600 millones de personas.

Pero poco emerge de la SACU en estos días. Sudáfrica, el país con más peso en la región, le está poniendo freno a las políticas regionales de desarrollo industrial.

"Sin el apoyo activo de los estados miembros, la Secretaría de la SACU en Windhoek, Namibia, no tiene poder. No es más que una oficina de correo", afirmó un experto en comercio agrícola.

"Para lograr un crecimiento sostenible, equitativo y equilibrado, la SACU tiene que acelerar la aprobación de su política regional industrial, facilitar el comercio, revisar su fórmula de distribución de ingresos, establecer instituciones regionales y crear un marco para negociaciones comerciales unificadas con una tercera parte", dijo Selelo.

Pero esa es solo parte de la solución para construir una SACU más fuerte y que pueda funcionar en verdad como piedra fundamental de un mercado común en la SADC o del TFTA.

"La SACU debe también considerar seriamente la inclusión de una más profunda agenda de integración", añadió Selelo.

Además, debería desarrollar una clara directriz sobre el acceso de nuevos miembros. Debido a su relativa riqueza, varios estados periféricos están dispuestos a sumarse a la unión aduanera, pero eso no necesariamente contribuye a su estabilidad. Este problema se hará más agudo cuando los mercados entre la SACU y el resto de la SADC sean liberalizados.

Lo más importante es que la SACU comience a desarrollarse y ser más que un instrumento en manos de Sudáfrica.

La SACU "necesita concentrarse más en nuevos temas como los servicios. Estos no están siendo priorizados en este momento, pero los socios comerciales en todo el mundo quieren participar de ello", dijo el experto.

"Viendo más allá en la región, la SADC necesitará apresurar sus planes de desarrollo de infraestructura, abriendo a los países para un mayor comercio", indicó. (ips)

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web