Imprimir

Al acecho de las aguas agrícolas

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 425

24-05-2012e2Se espera que los 18.000 litros de agua limpia que Yakarta consume por segundo aumenten a 26.000 para 2015. ¿La solución? Un tramo de 54 kilómetros de carretera con peaje que atraviese arrozales para acceder a los recursos hídricos de este distrito caracterizado por sus colinas.

Las autoridades de Yakarta esperan que la capital sirva de vitrina para sus esfuerzos por lograr los Objetivos de Desarrollo de las Naciones Unidas para el Milenio, entre ellos los relativos al agua y al saneamiento.

El gobierno prevé que asociaciones público-privadas presenten soluciones. Por su parte, empresas hídricas como PT PAM Jaya, que pronostica un aumento de 44 por ciento en la demanda de agua de Yakarta para 2015, quieren reglas flexibles para los proyectos en este rubro.

Pero un conflicto sobre los recursos hídricos surge entre la población de Sukabumi (que significa Tierra Feliz en el idioma sondanés) y las empresas dedicadas al agua, en torno a los contratos para abastecer de este líquido a la capital.

Camiones que vayan a buscar el agua a la montaña pueden ayudar a satisfacer la sed de 10 millones de habitantes de Yakarta, pero se ha prestado poca atención a los 2.700 kilómetros cuadrados de arrozales que deben sacrificarse en nombre del proyecto, así como al futuro de los 2,7 millones de residentes del distrito de Sukabumi.

Ubicado a 600 metros de altura, lo que le garantiza una temperatura promedio de 25 grados, Sukabumi fue favorecido por el régimen colonial holandés para instalar importantes instituciones en su territorio.

Actualmente, Sukabumi es escenario de actividades ecoturísticas como descensos de rápidos en balsa y observación de la naturaleza.

"Las temperaturas pueden aumentar hasta alrededor de 36 o 38 grados una vez que se complete el proyecto carretero, y es probable que eso afecte a la vegetación existente", dijo Resit Rozer, naturalista y director del Centro Cikananga de Rescate Animal, con sede en Sukabumi.

Un aumento de la temperatura afectará sin dudas a la agricultura, que durante siglos brindó sustento a las mujeres de Sukabumi, responsables de 80 por ciento del cultivo de arroz y de los puestos que se instalan en los mercados tradicionales para vender las abundantes frutas y verduras del distrito.

Lukmanul Hakim, director de control de contaminación en la oficina ambiental de Sukabumi, afirmó que las temperaturas han aumentado rápidamente. "Aunque ahora se considera que 33 grados es normal, hace apenas cinco años la temperatura promedio era de entre 24 y 27 grados", dijo.

"Una vez que finalicen las obras de la carretera con peaje, el volumen del tráfico se incrementará drásticamente, y lo mismo ocurrirá con la temperatura ambiental", agregó.

Ijay (único nombre), habitante de Sukabumi, dijo que su aldea ya no es el lugar fresco y limpio que solía ser. "Ahora está mucho más calurosa y contaminada", señaló.

En las áreas costeras de Sukabumi, los acuicultores se quejan de que las existencias de peces de agua dulce vienen reduciéndose a causa del ingreso de agua de mar.

Un retraso en la temporada húmeda en Indonesia y un aumento de temperaturas que supere 2,5 grados pueden hacer caer drásticamente los rendimientos del arroz, advierte el cuarto informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (conocido por sus siglas en inglés, IPCC), que funciona en la órbita de la Organización de las Naciones Unidas.

Además, es probable que el aumento del nivel del mar reduzca la producción pesquera", añade. Con una franja costera de unos 80.000 kilómetros y 240 millones de habitantes, el impacto del nivel del mar debe ser de gran preocupación para Indonesia, plantea el informe.

No inspira confianza el hecho de que el constructor de la carretera sea el Bakrie Group, cuyas actividades de perforación gasífera causaron el año pasado un deslizamiento de lodo en Sidoarjo, lo cual hizo que miles de familias perdieran sus casas y granjas en Java Oriental.

Sin embargo, Bakrie proclamó su compromiso con el ambiente. "Siempre adherimos al concepto verde", dijo a IPS quien está al frente del proyecto carretero, Harya Mitra Hidayat.

Actualmente, la extracción de agua en Sukabumi se realiza a pleno, e incluye a la empresa estatal de agua potable, PDAM, que tiene una gran presencia en el adyacente Parque Nacional Gunung Halimun-Salak.

Hay por lo menos 200 empresas, la mayoría sin registrar, que participan en la extracción de agua de ese parque, que ocupa unas 100.000 hectáreas y alberga tesoros como depósitos de oro, galena y madera.

Nuevas regulaciones, en consonancia con el concepto de asociación público-privada, permiten a las empresas privadas explotar recursos hídricos, lo que ya está afectando al parque, considerado esencial para la vida en sus áreas vecinas, que incluyen a Yakarta.

La excesiva extracción del líquido ya hizo que las aguas del río Cisadane cayeran de 70 metros cúbicos por segundo a 35 en los últimos 15 años, según Indonesian Young Foresters (RMI).

Varias especies de peces y camarones endémicos del río se han reducido o, directamente, desaparecido. "La nutrición familiar se ha visto muy afectada en estas partes", dijo Ratna Sari, una trabajadora en el hogar de la aldea de Wates Jaya, a IPS.

Con el respaldo del gobierno, las grandes corporaciones rodean el área para intentar explotar su potencial hídrico, mineral, turístico y agrícola, indicó a IPS la activista Nani Saptistani, de RMI.

También se refirió a una política del gobierno que pide a los agricultores pasarse a semillas híbridas para impulsar la producción arrocera y crear un excedente de 10 millones de toneladas para 2014.

"El arroz híbrido rinde 11 toneladas por hectárea, mucho más que la variedad local, que da 4,5 toneladas por hectárea", dijo el ministro de Agricultura de Indonesia, Suswono.

Pero los híbridos presentan muchos problemas para los agricultores de Sukabumi, que producen 276.800 toneladas anuales de arroz descascarillado, con un excedente de 135.000 toneladas, según cifras aportadas por la oficina agrícola local.

"El arroz híbrido crece más rápidamente, pero los agricultores tienen que comprar las semillas y también usar más fertilizantes y pesticidas, que están contaminando el agua y el ambiente de Sukabumi", dijo Nani.

"Si la presión sobre el agua continúa al ritmo actual, la agricultura fracasará y este lugar diminuto donde vivimos en armonía con la naturaleza desaparecerá para siempre, y Sukabumi se convertirá en un infierno", pronosticó. (ips)

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web