Imprimir

El fantasma del hambre recorre el Sahel

on . . Visitas: 634

elmundo

El hambre se alimenta de territorios castigados con sequías bíblicas, estados fallidos, subdesarrollo,08-02-2012e1 especulación con el precio de los alimentos y ofensivas de los señores de la guerra. El Cuerno de África, la cuna del ser humano, ha sufrido durante los últimos dos años una durísima hambruna alertada desde mucho antes por varias ONG y organismos como Cruz Roja o el Programa Mundial de Alimentos. De nada sirvió. Han muerto miles de personas en pleno siglo XXI, cuando este tipo de crisis humanitarias parecían extinguidas después de catástrofes como las de Biafra, Eritrea o Sudán a principios de los años 90.

Los indicadores que se han recogido en algunas poblaciones del desierto del Sahel, el que se extiende desde el Sáhara hasta las sabanas de África central, y que abraza al continente desde Mauritania hasta Eritrea, muestran que, de no hacer nada para remediarlo, se repetirán las intolerables imágenes de Somalia. E incluso podrían empeorar, ya que la extensión de terreno es mucho mayor. De momento es pronto para hablar de hambruna, pero la alerta alimentaria ya existe. Y su intensidad crece. Por ejemplo, UNICEF asegura que "más de un millón de niños menores de cinco años necesitan tratamiento en los centros de alimentación para la desnutrición aguda grave".

La estrategia de las ONG ha cambiado. No quieren llegar tarde a un episodio tan grave que podría afectar a 10 millones de personas, incluído un millón de niños, los más vulnerables en estas crisis. Y, aunque aún no ha llegado con toda su virulencia la temporada seca, dan la alarma en una carrera contra el reloj: las bolsas de población más expuestas pueden estar en Chad, Mauritania y, sobre todo, en Niger, el país más pobre de la Tierra. De nuevo, se repiten los mismos factores que la hambruna somalí: mala cosecha, ausencia de lluvias, precios por las nubes, grupos armados, algunos de ellos vinculados a Al Qaeda. "Níger es uno de los países afectados. De acuerdo con las últimas estimaciones, la cosecha 2011-2012 estará marcada por un déficit de más de 519.000 toneladas de cereales, lo que supone un 14% por debajo de las necesidades de consumo de la población".

Por si no bastara con la ausencia de cosechas, miles de refugiados llegados de Mali han cruzado la frontera hacia Niger por los choques armados de su Ejército con las tribus tuaregs del norte, que conquistan cada día más terreno armados con parte del arsenal sobrante de la guerra Libia según revela The New York Times. Estos refugiados no tienen comida y corre peligro su supervivencia en tierra de nadie.

Rafael de Prado, Responsable Geográfico de África para la ONG Acción contra el Hambre, asegura que "Estas crisis africanas son, muchas veces, crisis anunciadas. En la base del problema está una agricultura de subsistencia que apenas da para alimentar a las familias de países que están entre los diez más pobres del planeta". Por agricultura de subsistencia a veces se entiende comer raíz, tronco u hoja de mandioca una vez al día, que es lo que crece en el desierto con poca agua. "Todos los años en Sahel se produce la estación del hambre entre los meses de julio y octubre. Si a este escenario se une el mínimo factor agravante, como los de este año, la situación explota y los índices de desnutrición infantil se disparan en muy poco tiempo".

Una buena noticia

A todos estos factores agrículas, ganaderos y climáticos, se les une la guerra, un clásico: "Lo que este año romperá el precario equilibrio de estas familias es la escasez de pastos por la sequía, los precios todavía altos en los mercados de alimentos, la supresión de las remesas que venían de Libia y Costa de Marfil y el cierre del las fronteras en Nigeria. Lo peor vendrá a partir de marzo, hasta el mes de octubre", dice Rafael de Prado.

"La situación nutricional en Níger continua inquietante", dicen desde Médicos Sin Fronteras. "El número de niños severamente desnutridos tratados en los centros nutricionales de MSF en Madaoua en 2011 ha sido muy elevado. Estas cifras son justifican una intervención de largo plazo. Este año, los precios del mijo son más elevados que en el mismo periodo del año 2011 ".

La buena noticia es que "Níger es pionero en el tratamiento de la desnutrición. Muchos actores apoyan al gobierno a dar una respuesta adecuada a la crisis y esto aumenta la capacidad de respuesta y de prevención ante una crisis nutricional. La respuesta de asistencia alimentaria y en dinero a las familias de las zonas más vulnerables se está haciendo pronto".

Otra zona del Sahel castigada por la hambruna puede ser Sudán del Sur. El nuevo país africano se enfrenta a retos enormes y su territorio está viviendo tensiones militares con miles de muertos, una situación parecida a su vecino Darfur. "A principios de diciembre se inició en la región de Agok, una ciudad del norte del estado sursudanés de Bahr el Ghazal, una distribución de alimentos suplementarios preparados (RUSF – Ready to use suplementary food, por su siglas en inglés). Las previsiones para 2012 en aquella zona eran de las peores que se habían visto en muchos años y por ello se puso en marcha esta intervención", dicen desde Médicos Sin Fronteras. "Cosechas fallidas generalizadas, inundaciones, disputas e inflación en los mercados locales hacen que la familias a veces coman y otras veces no".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web